Sucesos/Tribunales

La Policía Local rescata a una enferma de Alzheimer completamente desorientada

photo_camera Resumen de actuaciones de la Policía Local./A.S.

Los agentes también realizan otro servicio humanitario y logran restablecer a un hombre impedido que se cayó de la cama

Una de las funciones de la Policía Local, no menor, se centra en las atenciones humanitarias y ayer realizaron dos. En primer lugar, agentes de la UPAC (atención a los ciudadanos) actúan a las 21.30 horas de ayer en la barriada Juan Carlos I. Fueron requeridos por un grupo de jóvenes que les hicieron saber que llevaban bastante tiempo atendiendo a una señora que al parecer padece el síndrome de Alzheimer y que se encontraba en estado de completa desorientación.

Los policías observaron que la mujer carecía de ropa de abrigo y optaron, tras averiguar el domicilio de su hija, por trasladarla en el vehículo policial. La mujer se negó en redondo a pesar de los intentos de los policías. Lo consiguieron más tarde, a través de un taxi. Tras pagar los policías el servicio, se desplazaron hasta la barriada, donde lograron que la mujer enferma quedara en el domicilio familiar.

Por otra parte, en la madrugada fueron requeridos agentes del 092 de servicio para que auxiliaran a una persona que, en la calle Algeciras, había caído de la cama y no podía levantarse.

Los agentes se personaron en el lugar y hablaron con la esposa de la persona que había sufrido el percance y reincorporaron al hombre a la cama. El citado no presentaba lesión alguna.

Placas de matrícula

No quedó ahí el recuento de actuaciones de la Policía Local ayer. Bien por el contrario, a  mediodía los policías realizaban sus funciones en la calle Narváez Alonso, justo en la parte trasera del Centro de Menores, cuando localizaron un vehículo con las puertas y ventanillas abiertas. Presentaba además el automóvil daños en el interior, como salpicadero roto y el asiento trasero hundido totalmente.

Se dieron cuenta los agentes de que el coche presentaba placas de matrícula falsas, que pertenecían a otro automóvil cuyo propietario había denunciado su robo en diciembre de 2014. Consultada la base de datos y tras averiguar a quién pertenecía la placa de matrícula, los  policías conocieron que el propietario del coche había denunciado el robo del vehículo hace  unos días.

Ante las evidencias y sobre todo teniendo en cuenta la posibilidad de que se hubiera cometido algún tipo de hecho delictivo, los agentes trasladaron el vehículo hasta  la Jefatura Superior del Cuerpo Nacional de Policía, donde se practicaron diligencias. 

De otro lado,  sobre  las 17.30 horas, la Policía Local identificó en la avenida de Lisboa a un individuo de  nacionalidad marroquí que no poseía documentación alguna, por lo que fue trasladado a Comisaría.

 También, en torno a  las 23.00 horas de ayer, los agentes del 092 fueron avisados por la central de que en la plaza de los Reyes una mujer había sufrido un “tirón”, perdiendo su bolso.

Los policías sabían, por la ciudadana afectada, las características de los autores, dos menores marroquíes que habían emprendido la huida hacia la calle Independencia. Fueron también perseguidos por un agente de la Guardia Civil,  que los había perdido de vista a la altura del Paseo Colón.

Así las cosas, los policías  locales deciden emprender la búsqueda por la playa de la Ribera y los localizaron cuando se habían refugiado en las escolleras. Pudieron recuperar el bolso pero no localizar a los chicos a pesar de que intervinieron varias dotaciones policiales. Así de escurridizos se mostraron.

El bolso fue entregado a su propietaria y ella informó que no le faltaba nada: documentación, tarjetas de crédito, móvil, llaves y dinero en efectivo fueron recuperados por su propietaria.

Situaciones con infracción

En otro orden de cosas, agentes de la Policía Local tuvieron conocimiento de que se estaba realizando una obra mayor en la barriada de El Sardinero. Se personaron en el lugar y observaron que se estaba realizando una edificación de unos dos metros de altura, aproximadamente. Localizaron al propietario, quien les indicó que estaba “levantando” una habitación, pero que carecía de autorización administrativa, así que fue informado de que debía cesar la actividad y fue denunciado por infracción a la Ordenanza de Disciplina Urbanística.

Además fue denunciado el propietario de un establecimiento comercial de venta al público de productos textiles en la calle Independencia por no poder presentar el permiso de apertura. Otro, en Martínez Catena, también fue denunciado por carecer de permiso de instalación de terraza.

Finalmente, en los polígonos de El Tarajal y otros puntos de la ciudad fueron interpuestas por parte de la Policía Local un total de 15 denuncias por ejercicio de la venta ambulante sin estar en posesión de las correspondientes licencias municipales. En total se intervinieron un total de 130 kilogramos de frutas y verduras, gran cantidad de productos perecederos y dos sacos de ropa usada. La mercancía decomisada fue entregada en centros benéficos.

Por otra parte, en distintos puntos de la ciudad fueron denunciados siete ciudadanos por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública. Y ya en los polígonos de El Tarajal fueron denunciados los propietarios de ocho semirremolques por estacionar en zonas prohibidas.

Comentarios