Sucesos/Tribunales

operación fin de feria

La Policía Nacional y la Guardia Civil despliegan rígidos controles en el puerto para impedir a los migrantes el acceso clandestino a los barcos

IMG_4892
photo_camera Un joven migrante es conducido por agentes de la Policía Nacional tras ser desalojado de un camión/ C.A.

El operativo, concebido para evitar el paso de los migrantes que tratan de alcanzar la Península ocultos en los vehículos de los feriantes, había permitido interceptar hasta las ocho de la tarde de este domingo a 30  magrebíes, entre ellos cinco menores, según datos aportados por la Delegación del Gobierno. La mayoría de los retenidos son nacionales de Marruecos.

La Operación Fin de Feria ya está en marcha. Se trata del dispositivo policial que cada año, y al final de la última jornada de las fiestas patronales, despliega la Delegación del Gobierno para interceptar a los migrantes que intentan acceder a los barcos de la línea del Estrecho camuflados en los camiones y remolques de los feriantes que retornan a la Península tras el fin de las fiestas patronales.

Hasta las ocho de la tarde de este domingo, la Policía Nacional y la Guardia Civil habían interceptado a 30 migrantes, cinco de ellos menores. La mayoría de los retenidos son de nacionalidad marroquí. A estas cifras, La Delegación del Gobierno añade las 48 personas retenidas por las fuerzas policiales en el recinto ferial a lo largo de la última semana.

El dispositivo arrancaba a primeras horas de la mañana, poco después de que los últimos resistentes comenzaran a abandonar el recinto, los feriantes se esforzaban en la tarea de desmontar las atracciones. El convoy de camiones enfilaba la ruta hacia el puerto, donde un amplio dispositivo policial se hallaba ya preparado para someter los vehículos a minuciosas inspecciones.

OPERACIÓN FERIANTE POLICÍA PORTUGUESA PORTUGALAgentes de una unidad canina de la Policía Portuguesa registran un camión/ C.A.

Poco después de las ocho de la mañana, agentes de la Policía Nacional descubrían, ocultos entre las entrañas de una atracción desmontada, a los primeros migrantes, ocho jóvenes magrebíes emboscados en los reducidos espacios que las lonas y las estructuras metálicas dejaba en el habitáculo de carga del camión.

Apenas media hora más tarde, los policías desalojaban de otro camión a un noveno joven.

Los agentes de la Policía Nacional han contado con la colaboración de dos agentes portugueses, destacados en Ceuta con motivo de la Operación Minerva, un dispositivo en el que participan una docena de países europeos concebido para luchar contra la inmigración clandestina y la delincuencia transfronteriza.

El exigente control de la Policía Nacional dejaba paso a un segundo punto de inspección coordinado por la Guardia Civil en el Muelle de Poniente. Una llamada “máquina de latidos” se convierte en el cómplice de los guardias en su tarea por descubrir a quien pudiera intentar acceder al barco oculto en alguna de las atracciones transportadas en los camiones. Este sistema actúa a modo de enorme fonendoscopio que, mediante la aplicación de ventosas a la estructura de los vehículos, capta la actividad cardíaca de cualquiera que se encuentre en su interior.

La Operación Feriante se mantendrá activa durante toda la jornada. La Delegación de Gobierno estima que mañana lunes todos los empresarios de las atracciones de feria habrán abandonado ya la ciudad.

Durante la pasada edición del dispositivo, los controles permitieron interceptar a 42 personas, la mayoría de ellas de nacionalidad marroquí y argelina.

Durante la pasada edición del dispositivo, los controles permitieron interceptar a 42 personas, la mayoría de ellas de nacionalidad marroquí y argelina.

Comentarios