Sucesos/Tribunales

EL SUP MOVILIZA A LOS AGENTES

Los policías se rebelan contra la falta de medios y unas circunstancias laborales que condicionan la operatividad

policía nacional delegación del gobierno
photo_camera Agentes de la Policía Nacional custodian la sede de la Delegación del Gobierno/ ANTONIO SEMPERE

Los policías nacionales de Ceuta se concentrarán el próximo jueves ante las puertas de la Delegación del Gobierno para reclamar mayores medios y condiciones laborales dignas. La concentración, convocada por el sindicato SUP, pretende llamar la atención sobre las circunstancias en las que la plantilla desempeña su labor profesional. El sindicato también advierte de la necesidad de dotar al cuerpo de armas adecuadas para la lucha antiterrorista. 

Más medios materiales y condiciones laborales más dignas. Convocados por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), los miembros de la plantilla de la Comisaría ceutí se concentrarán el próximo jueves ante la sede de la Delegación de Gobierno para llamar la atención sobre las circunstancias en las que se ven obligados a desempeñar su labor profesional.

Los agentes ceutíes secundarán así la segunda de las dos convocatorias promovidas por el sindicato en todo el país, la primera de las cuales se ha programado para hoy mismo en distintas ciudades españolas.

“La mitad de la plantilla carece de chalecos antibala, el estado de las instalaciones es desastroso, tenemos carencias en cuanto a vehículos camuflados, el mobiliario de las instalaciones no se renueva, algunos compañeros se sientan en sillas mugrosas…”. Ésta es la exposición apresurada que el secretario general del SUP-Ceuta, Jesús González, dibuja sobre la situación del cuerpo en la ciudad, unas carencias que, según denuncia, reproducen las que arrastra la policía española en su conjunto.

El sindicato sostiene que la operatividad de los servicios se ve condicionada por las debilidades de la plantilla y el mantenimiento de una jornada de trabajo vigente desde hace dos décadas. Las conversaciones con el Ministerio de Interior en la mesa de negociación no arrojan resultados satisfactorios para la organización social más representativa de la Policía. Los sindicalistas se quejan de que la ordenación de las jornadas laborales esté demorando la incorporación de las nuevas normativas promovidas al respecto por la Unión Europea.

“El 30 por ciento de la plantilla está sometido a una organización laboral que les obliga a trabajar tres días para descansar dos, pero el incremento retributivo que se propone para estos compañeros es tan sólo de 20 euros”, se queja González. Además, según critica el sindicalista, todos los funcionarios ven condicionados sus horarios por los requerimientos de sus superiores. “La coletilla ‘salvo necesidades del servicio’ se ha convertido en un cajón de sastre”.

 

Armas contra el terrorismo

Entre las carencias denunciadas por el SUP, la más llamativa hace referencia a la falta de un armamento que permita a la Policía Nacional enfrentar las exigencias que impone la amenaza del yihadismo terrorista. El sindicato considera que determinados escenarios exigen el uso de unas armas de las que actualmente no dispone la policía española. “Los terroristas usan armas de guerra y nosotros precisamos de un armamento adecuado para combatir la amenaza”, explica González quien, además, reclama que la dotación de estos medios exigirá formar a los agentes en el uso de unas armas que no están habituados a utilizar.

Comentarios