Sucesos/Tribunales

Sin rastro de Mohammad desde el jueves, la familia está segura de que le ha pasado algo

descarga
photo_camera Mohammad, el joven ceutí desaparecido (FACEBOOK)
El teléfono está apagado. Los indicios hacen a la familia ponerse en lo peor. 

Mohammad es un joven ceutí de 17 años cuyo rastro desapareció el pasado jueves. La familia los busca desesperada desde hace tres días. La última persona que lo vio fue su madre antes de ir a trabajar, sobre las tres de la tarde. Mohammad iba ir a buscarla sobre las nueve de la noche pero nunca más se supo de él. 

Este joven, vecino del Gallo, mide casi dos metros, es moreno, pesa 70 kilos, tiene el pelo oscuro corto y ondulado y los ojos son bicolor. 

Tal y como relata la familia, la última vez que lo vieron llevaba puesto pantalón, sudadera y tenis negros y  una chaqueta gris reflectante. No llevaba ningún tipo de documentación, sólo su teléfono móvil. 

Desde el primer momento la familia lo ha buscado sin descanso. Han llamado a su teléfono pero lo tiene apagado. Sus más allegados están convencidos de que algo le ha pasado porque no es normal que no de señales de vida. Esta sospecha cobra más fuerza tras conocer, a través de un amigo del joven, que ese mismo día Mohammad tenía pensado ir a visitar a una chica en la Pantera con la que estaba peleado para tratar de arreglar las cosas.

Nadie lo ha visto. Desesperados han puesto el asunto en manos de la policía que lo busca desde ayer viernes. La familia pide la colaboración de la ciudadanía para localizar a este vecino de Ceuta. Cualquier persona que pueda tener algún dato sobre su paradero debe ponerse en contacto con la Policía Nacional.

Comentarios