Sucesos/Tribunales

Un detenido en Ceuta en relación al simulacro de secuestro de una mujer en Almería

El hombre capturado en la ciudad procedía de Marruecos, y fue localizado en una operación de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil

guardia civil Custom 2Agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil han logrado detener a tres personas, una de ellas en Ceuta, que habían simulado el secuestro de la novia de uno de ellos para tratar de cobrar un rescate de 50.000 euros.

Ha sido la operación ‘Algarroba’, desarrollada en Almería y Ceuta. Han sido detenidos dos hombres de nacionalidad marroquí –uno de ellos en Ceuta, al que se esperaba procedente de Marruecos- y una mujer española.

Habían trazado un plan. Las investigaciones comienzan cuando una marroquí residente en Málaga denuncia el secuestro de la novia de su hermano. Dice que los secuestradores le habían exigido 50.000 euros para poner en libertad a su futura cuñada o en caso contrario la matarían.

Agentes especiales de la Guardia Civil, profesionales en la resolución de secuestros y extorsiones se ponen en marcha para tratar de liberar a la supuesta víctima y detener a sus captores.

A todo esto, la denunciante informa que su futura cuñada, que vive en Ceuta, había marchado a Almería para una cuestión sanitaria y que acompañada de otra mujer regresó a Ceuta. La supuesta víctima se habría quedado en Almería unos días, momento en el que se produjo el supuesto secuestro.

Los investigadores tienen entonces conocimiento de que la mujer a la que le solicitaban el rescate había mantenido algunas conversaciones con uno de los supuestos secuestradores y también con la propia “secuestrada”. Ésta última había puesto de manifiesto que estaba siendo sometida a graves vejaciones y que había sido también golpeada y amenazada de muerte.

El hermano de la extorsionada contactaba con ella desde Marruecos, según la Guardia Civil, rogándole de forma desesperada que pagara la cantidad determinada por los secuestradores. Siempre según la Guardia Civil, la denunciante no conocía en persona a su futura cuñada, pero había recibido a través de su hermano algunas fotos de la misma. La relación sentimental se habría iniciado varios meses antes, y de hecho había hablado con ella por vía telefónica en varias ocasiones, pero no habían coincidido personalmente, ya que su hermano vive en Marruecos y la supuesta novia en Ceuta.

El plan era muy meticuloso y bien elaborado, ya que según la Guardia Civil se revelaron actitudes que daban verosimilitud a la teoría del secuestro. La víctima incluso lloraba por teléfono y también profería gritos, en conversaciones con la extorsionada. Decía que estaba encadenada por los pies a una cama, que sufría constantes agresiones sexuales y amenazas de trasladarla a Murcia para integrarla en una red de prostitución.

Los agentes especiales, finalmente, deciden actuar una vez que identifican un cortijo en El Ejido (Almería), donde podría encontrarse la secuestrada. Despliegan un amplio dispositivo de seguridad en la zona, entran y comprueban finalmente que el secuestro era una simulación, planificado por el propio hermano de la extorsionada, una mujer española y también por un amigo común afincado en Almería.

Descartan también la implicación de la mujer que aparecía en las fotografías enviadas por el hermano, ya que al parecer era una persona que aparecía en páginas webs de contactos y relaciones.

Dos de las detenciones se produjeron en el cortijo almeriense y la tercera, la del hermano de la denunciante y novio de la supuesta víctima, se produjo en Ceuta, donde fue capturado cuando regresaba de marruecos.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 4 de Almería y llevada a cabo por el Equipo de Secuestros y Extorsiones de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, así como por el denominado Equipo de Delitos contra las Personas de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería.

 

Comentarios