Sucesos/Tribunales

Sigue ingresada en el Hospital Universitario

La víctima de los disparos permanece estable y la movilidad articular es buena

Agentes de la Policía, en el lugar de los hechos (CHIPIE)
photo_cameraAgentes de la Policía, en el lugar de los hechos (CHIPIE)

La persona que el miércoles por la tarde sufrió un episodio de violencia de género y a la que su esposo,  un agente de la Guardia Civil, presuntamente, hirió con arma de fuego en las dos piernas permanece estable en las instalaciones del Hospital Universitario, según han confirmado fuentes sanitarias.

A la víctima  se le ha practicado un TAC en ambas extremidades y la movilidad articular es bastante buena, según las fuentes, que han añadido que ha pasado toda la noche ingresada en el servicio de Traumatología.

Los facultativos que le atienden han descartado, de momento, realizarse ningún tipo de intervención quirúrgica, algo que durante la tarde del miércoles se estuvo barajando.

El suceso ocurrió en la tarde del jueves en la barriada de Los Rosales, cuando un guardia civil ha disparado contra su esposa, a la que ha herido en la zona de las piernas, en el domicilio de ambos en la barriada de Los Rosales. Acto seguido, el agente se ha quitado la vida

Según la información obtenida por Ceuta Actualidad de fuentes conocedoras del caso, el agente de la Benemérita realizó cuatro disparos contra su mujer, dos de ellos impactaron en los muslos.

Posteriormente, según las fuentes, el autor de los disparos se atrincheró en la vivienda con un menor, encerrándose en la misma.

Agentes de la Policía Nacional intentaron acceder a la vivienda, derribando, al parecer la puerta de entrada. Fue en ese momento cuando se oyó una detonación.

Cuando los agentes accedierona a la casa encontraron al menor en perfecto estado y el cuerpo sin vida del agente de la Guardia Civil, según las fuentes.

Comentarios