Sucesos/Tribunales

Juicio contra el exprofesor del colegio San Agustín, acusado de abusos a menores

Víctima de presuntos abusos: "La última foto que me hizo fue sin ropa con los canzoncillos bajados"

IMG_1712
photo_camera El acusado al fondo y su abogado en la Audiencia (C.A.)

Según el testimonio del joven que en 2017 tenía 14 años "no podía decir que no a las fotos por incomodidad". Fue su madre quien denunció los hechos tras "comprarle el acusado unas zapatillas de 80 euros y ver los mensajes de Whatsapp". 

 

El juicio por presuntos abusos a menores por parte de un profesor del colegio de San Agustín ha tenido su punto álgido esta tarde con las declaraciones de la madre denunciante y su hijo que en aquel momento, septiembre de 2017, tenía 14 años. 

Según el entonces menor y hoy mayor de edad, "primero fue la compra de chucherías por el profesor, luego masajes en el aula y el laboratorio. De esta forma se ganó su confianza". Estaba en Primero de ESO, 

Luego el profesor "me compró unas zapatillas caras (unas ADIDAS blancas de unos ochenta euros)", y así con sucesivas fotos, según su testimonio, que pararon cuando su madre presentó le denuncia. 

Dice el joven que intentó comprarle ropa interior que no le gustaba. "Primero quedábamos con más amigos, luego empezó a pedirme fotos por Whatsapp". Asegura que "la última foto que el acusado le hizo fue sin ropa y con los calzoncillos bajados". Fue, según subraya, en una habitación del domicilio del profesor. "Me decía al principio que quería ver mis músculos, sin camiseta". "Los masajes tenían otra finalidad. Él fue normalizando la situación, pero estaba incómodo y por eso no le decía que no". 

Asevera que depilaba a otros chicos, tanto piernas como la zona genital. Hoy ha llegado a decir este joven que psicológicamente se encontraba mal porque sus amigos le dejaron de hablar por no entender lo que estaba sucediendo. 

También ha relatado que le invitó a Sevilla, entraba en los vestuarios de clase de Educación Física para hablar con los chicos tras los entrenamientos. 

"Ahora siendo maduro no puedo estar de acuerdo con ese comportamiento y sobre todo siendo menor entonces", ha manifestado el interrogado. 

Ha reconocido que "me enteré de la denuncia de mi madre en el colegio". Afirma que el acusado le llamó y me dijo que le habían denunciado por corrupción de menores". Añade que se enteró de la misma dos o tres meses después de plantearse. 

La madre denunciante 

La madre optó por denunciar tras la compra de las zapatillas de deporte. Fue el detonante. "No me podía imaginar lo que estaba sucediendo", ha dicho en su declaración. "Mi hijo era introvertido y no intercambiaba fotos con la gente". Tras ese regalo vio los mensajes de Whatsapp y denunció ante la Guardia Civil y Fiscalía de Menores. 

Estas versiones se contraponen con la de otros jóvenes que han señalado en la vista que el acusado era como un familiar y las conversaciones afectivas o eran de broma o así hablaban entre amigos. 

Juicio con pausa obligada de 45 minutos por otro fallo informático

Desde hace años los jueces se quejan de la falta de medios en las salas. Durante 45 minutos el sistema informático de grabación dejó de funcionar correctamente. Esto ya ha sucedido otras veces y uno de estos fallos propició incluso una absolución de un implicado en el crimen de Tafa Sodía, según recordaba a la prensa esta tarde el presidente del Tribunal. 

Comentarios