Javier Chellaram
Javier Chellaram

Entre dos nombres de mujer

Treinta años ya que me dieron la licencia y pensé que nunca volvería a tener sensaciones, porque será que mi Ceuta marinera la que siempre bauticé como la que…

El poder corrompe

No hace mucho, un padre compartió conmigo una reflexión que me dio que pensar: “Mi hijo ha conocido sólo un alcalde en Ceuta". Esta frase lapidaria me hizo plantearme…

El asedio político

Siéntate a la puerta de tu casa y verás el cadáver de tu enemigo pasar. No se trata esta vez de un refrán sino de un proverbio de origen chino, que traducido resulta…

Con dolor y rudeza

La vida da muchas vueltas, tantas que es una realidad con sus tristezas y sus alegrías, y con la misma cara de sentimiento y emoción que pusieron sus intérpretes en el final de…