Imprimir

¡Viva la necedad!

Javier Díez Nieto |

Ceuta Actualidad | 04 de junio de 2020

Existe un pequeño relato de Ybrahim Jalil, donde se cuenta que un pueblo sensato estaba bien gobernado por un rey también sabio y todos estaban contentos. Una noche una bruja malvada lanzo en el pozo de agua de la población un hechizo, que hizo que todos los que bebían de ella se volviesen necios. Al poco tiempo a todo el pueblo le ataco la necedad y empezaron a rechazar al rey, que no había bebido del agua del pozo. Este viendo lo que pasaba se acercó al pozo y bebió también de su agua, volviéndose necio. Desde entonces todos vivieron contentos para siempre con su nuevo rey tan insensato como ellos, que los representaba perfectamente.

 Esto, no es que esté pasando exactamente así en nuestro país, ya que el verdadero hechizo de la peligrosa necedad no viene de abajo arriba, sino de arriba abajo desde el nuevo gobierno social comunista que nos hemos dado. Todos sabemos que al mentiroso solo le puede curar un sordo, pero aquí apenas hay sordos y su hechizo se esparce rápidamente a través de los medios de comunicación vasallos de sus prebendas. Y de esta manera vemos como, gracias al estado de alarma, nos están arrebatando nuestra libertad con sus decretos leyes y seguimos todos tan contentos. Luego…¡Estamos todos muy bien representados con las constantes mentiras y necedades que nos cuentan!. De esta manera aplaudimos sin rubor, ni reflexión, todas esas maravillas de beneficencia que nos están regalando de forma gratuita y que no exigen ningún esfuerzo por nuestra parte. Bueno…¡Veremos hasta donde llega el dinero prometido y sobre todo de donde van a sacarlo!.

Porque, no nos engañemos la deuda supera el PIB, el crecimiento económico se está reduciendo, las empresas están cerrando y el dinero que viene de Europa nunca es regalado, así que sin fuentes económicas que produzcan dinero, me gustaría que nos explicasen cómo van a mantener sus trenzadas promesas de mercedes a diestro y siniestro para todos. Y ya sabemos que Don sin dín, es tan solo un nombre campanudo que solo sirve para hacer ruido. Sin embargo con sus tañidos de falsas alegrías, esclavizan la libertad de la multitud identificando sus decretos leyes, convirtiendo su poder en ley.

Por otra parte, antaño, la geografía española estaba fuertemente dividida por sus grandes cordilleras y caudaloso ríos, que impedían la comunicación de unas tribus con otras. Más superadas estas dificultades geográficas por las modernas comunicaciones donde la ignominia de la separación parecía haber sido superada, se está volviendo a producir de nuevo con un renacimiento de la política de tribus del aldeano antiguo, que la historia parecía haber superado. Separación animada en este país por el necio romanticismo medieval de la estulticia tribal, que muchos mantienen con añoranza en sus cabezas. Cabezas  que por norma general tienen su cerebro muy alejado de ellas. Asistimos, gracias a ellos al retroceso de la parcelación en la nación con enfrentadas tribus diferentes, animadas en la idea de una mezquina sensación egoísta de insolidaridad, superioridad y bienestar a las que solo les interesa el botín que pudieran alcanzar de las otras.

¡Y son ellos, estos necios los que actualmente se sientan en el Congreso!. Luego… ¡Volvemos a la España prerromana, donde los necios son felices gracias al dín de sus sillones!

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.ceutaactualidad.com/opinion/javier-diez-nieto/viva-la-necedad/20200604193940106174.html


© 2020 Ceuta Actualidad