Opinión

La frontera, ni con ministro

Difícilmente puedo abstraerme de las declaraciones del delegado del Gobierno de Ceuta; seguramente crecido por la visita de un coronel de la Guardia Civil, y en las que vino a decir que en la frontera de Ceuta no hay caos, que lo que hay es más control. ¡Manda huevos! O las de nuestro alcalde-presidente, sr. Vivas, donde dice, entre otras, que hay que combatir la economía sumergida. De la visita del ministro, mejor no hablar.

Antonio Gil
photo_camera Antonio Gil

Difícilmente puedo abstraerme de las declaraciones del delegado del Gobierno de Ceuta; seguramente crecido por la visita de un coronel de la Guardia Civil, y en las que vino a decir que en la frontera de Ceuta no hay caos, que lo que hay es más control. ¡Manda huevos! O las de nuestro alcalde-presidente, sr. Vivas, donde dice, entre otras, que hay que combatir la economía sumergida. De la visita del ministro, mejor no hablar.

Qué verdad es que no hay más ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír. Eso sí, colocando a los bueyes delante de la carreta son unos artistas y el problema que siga creciendo.

Ambos se sitúan detrás de las mismas razones que compartimos todos y nos ponen por delante para cubrirse con la seguridad, el control y, ahora, con la economía sumergida. Lo que haga falta para esconder la ineficacia, pues nunca ha estado la frontera peor que en estos momentos.

No se da cuenta el delegado que es un clamor de toda la ciudadanía, que demanda soluciones. Parece ser el único que no percibe que tiene el deber y la obligación de mejorar notablemente esta situación. El delegado del Gobierno en Ceuta es quien tiene que encontrar una solución al problema, para eso está. 

No se da cuenta el delegado que este problema cada día está peor y que los ciudadanos le exigen, -¡oiga usted, le exigen!- una solución a este grave problema. Si no sabe cómo, si con sus medidas ya ha cabreado a la otra parte más de lo aconsejable, tal vez deba dejar que lo intente otro.

No se da cuenta que la indignación se ha colmado, la crítica también. Que ha conseguido usted solito algo que no había conseguido nadie; reunir en una manifestación a los partidos políticos, asociaciones, empresarios, sindicatos y a la madre que nos parió a todos. Que he visto caras en la manifestación, que ni soñando me lo podía imaginar. Por cierto y con un cierre patronal incluido, encubierto.

Ande… si hace falta quédese, pero si no… por qué no deja a alguien que lo haga. Peor no le va a salir.

Comentarios