Opinión

Incendios y más incendios

Una catástrofe medioambiental que se podría haber evitado. Desde el último incendio, que fue de grandes proporciones, al que se ha producido este lunes, ha transcurrido en torno a un año ¿Qué medidas había adoptado el Gobierno de la Ciudad para que este tipo de fenómeno tenga las mínimas consecuencias? Yo se lo digo: ¡ninguna!

Una catástrofe medioambiental que se podría haber evitado. Desde el último incendio, que fue de grandes proporciones, al que se ha producido este lunes, ha transcurrido en torno a un año ¿Qué medidas había adoptado el Gobierno de la Ciudad para que este tipo de fenómeno tenga las mínimas consecuencias? Yo se lo digo: ¡ninguna!

Teniendo como tienen medios humanos provenientes de programas, de planes de empleo, etcétera, no se puede entender cómo se ha llegado de nuevo a un incendio de mayores proporciones que el anterior. La inutilidad, la incompetencia se manifiestan de esta manera. Cuando el Gobierno de la Ciudad no tiene planes para evitar una catástrofe de estas dimensiones es porque se ha perdido el tiempo, hay falta de sensibilidad. Un fallo puede, como en este caso, provocar un incendio; y la planificación y el trabajo evitar peores consecuencias.
Créanme que lamento que, de nuevo tenga que acudir a la crítica, haciendo responsable al Gobierno de la Ciudad; pero es que… ¿por qué no se han tomado medidas? En nuestra ciudad hay muchas personas con formación y capacitación suficientes para elaborar un plan que evite estas catástrofes medioambientales. Con un adecuado diseño de cortafuegos y con personal formado en esas tareas seguramente se podría haber evitado la mayor parte de lo ocurrido el pasado lunes.
Espero que esta vez el nuevo consejero responsable de Medio Ambiente, tome buena nota. En esta ocasión no ha habido que lamentar víctimas, afortunadamente, pero es urgente que el Ayuntamiento de Ceuta se tome en serio este asunto y acuda a profesionales, que los hay en nuestra ciudad. La salud de los bosques de Ceuta pasa por prevenir el riesgo de un incendio de estas características.

Con el dinero que está costando a los ceutíes el mantenimiento de brigadas; con el dinero que ha costado formar peones forestales, con una formación extraordinaria, con la cantidad que se emplea en planes de empleo cuyos empleos están mal enfocados… Conviene recordar además que el cometido de estos planes de empleo es perverso porque está demostrado que el actual sistema destruye empleo de calidad y lo peor es que, aun sabiendo que los resultados son así, piensan que les conviene continuar con la misma política. Lamentable. Por eso, de todo esto merece la pena seguir hablando.

Comentarios