Opinión

Que vienen, que vienen...

Los que opinaban que el fenómeno Podemos iba a resultar demoledor y con consecuencias desastrosas no aciertan de pleno. Decían que, de  tener éxito y lograr implantarse en nuestro país, nos pondría en tal aprieto, que las consecuencias económicas arrastrarían en retroceso a nuestro país hacia un abismo que nos llevará a igualar nuestra sociedad y nuestra economía a regímenes totalitarios comunistas, donde habrá que decir adiós a la democracia. Así se habían manifestado.

Los que opinaban que el fenómeno Podemos iba a resultar demoledor y con consecuencias desastrosas no aciertan de pleno. Decían que, de  tener éxito y lograr implantarse en nuestro país, nos pondría en tal aprieto, que las consecuencias económicas arrastrarían en retroceso a nuestro país hacia un abismo que nos llevará a igualar nuestra sociedad y nuestra economía a regímenes totalitarios comunistas, donde habrá que decir adiós a la democracia. Así se habían manifestado.

A algunos les hubiera gustado decir que el maligno ya está aquí, primero en Europa y ahora en Andalucía; y con la osadía de proponer a la señora Susana Díaz tres condiciones para entenderse. La primera es, ni más ni menos, que la Junta de Andalucía no debe tener cuentas con las entidades financieras que ejecuten embargos a los ciudadanos que hayan contraído deudas con ellas a consecuencia de la crisis.  La segunda condición es que reduzcan un importante número de cargos y, con el dinero fruto de este ahorro, se contraten funcionarios  interinos para la Educación y la Sanidad; y la tercera es que el Sr. Chávez y Sr. Griñán, salgan de la vida política.

Bien por la primera y bien por la segunda, pero… ¿no es un mal comienzo cargarse algo tan importante como la presunción de inocencia? Cierto es que estos dos veteranos de la política deberían decir adiós ya; tener iniciativa y no convertirse en un lastre para su partido. Además, cabe la posibilidad que se les pueda pedir responsabilidades por su gestión al frente de la Junta. Por ello, dos exigencias por parte de Podemos habrían bastado desde mi punto de vista y el PSOE lo tendría más fácil.

Mientras tanto, Podemos 1- Bipartidistas 0; y sigue cogiendo fuerza. Eso sí, con un programa diferente. Con el programa del sentido común. Ojo porque, si a la izquierda se le puede adelantar por la izquierda,  Ciudadanos y otros, pueden adelantar por encima.

Comentarios