Sábado. 17.11.2018 |
El Tiempo
Opinión
Carlos Rontomé
14:39
04/11/18

Mocos de payaso

Al ver a ese supuesto cómico sonándose los mocos en ese “trapo” recordé como hace diez años enterraron a un compañero de promoción asesinado por ETA con ese mismo “trapo” cubriendo su ataúd.

CARLOS-RONTOMÉ
CARLOS-RONTOMÉ
Mocos de payaso

La grave enfermedad que padece nuestra izquierda es que no se reconoce en su propia nación. Es un hecho único en el contexto occidental: unas elites de izquierda que niegan su carácter nacional y apoyan fervientemente a unos nacionalismos fraccionarios que buscan eliminar la nación común a pesar de que, como el separatismo catalán o vasco, se apoyan en postulados  abiertamente racistas y supremacistas y por lo tanto contrarios a los ideales que esa izquierda dice defender. Ni siquiera Lenin creyó en los nacionalismos, los utilizó eso si para destruir al régimen provisional pero una vez alcanzado el objetivo mantuvo la unidad nacional con mano de hierro.

Escudarse en la sacrosanta libertad de expresión es tan solo el intento de esconder su profundo odio por España y por los españoles que se sienten tales. Es el odio que le profesan  estos millonarios progres por lo que andan haciendo gracietas con los símbolos nacionales aunque jamás se sonarían los mocos o se limpiarían el culo con una señera o una ikurriña y no por falta de valor sino por algo peor, porque no les sale.

Y digo que lo de la libertad de expresión es una excusa porque cuando les han llovido las criticas se han quejado amargamente de… ¡la libertad de expresión de los demás!, algo así como cuando los escraches eran jarabe democrático hasta que fueron las victimas y el jarabe se tornó en aceite de ricino.  

Y siguiendo el guión establecido, los líderes locales de la progresía andan rasgándose las vestiduras por las declaraciones del Consejero de Educación y preocupadísimos por el crecimiento de esa derecha que ven representada en la bandera. Les salen ronchas cuando ven a alguien portar una bandera de España en su atuendo personal pero no levantan un dedo cuando sus aliados separatistas en el derribo de la Nación califican a los españoles de bestias con baches en el ADN.

Y es que para ellos, siguiendo una línea propia del falangismo, la patria son las pensiones, las ayudas sociales, la lucha contra los desahucios... Pero señoras y señores de la progresía, la patria no es eso, ni es el gobierno de turno, ni es el estado (que es una construcción político-administrativa), ni es el tipo de jefatura de ese estado, ni siquiera es la Constitución. La patria es la tierra de nuestros padres y el amor a esta es el amor a nuestros antepasados, a la fe de nuestros mayores que diría Machado.

A los noventayochistas les dolía España y a estos su nombre les produce ictericia. Señores progres no se queden solo con el Unamuno de la anécdota del enfrentamiento con Millán Astray y asuman que la mayoría de los ciudadanos de este país se reconocen en las palabras de ese vasco genial: “soy español, español de nacimiento, de educación, de cuerpo, de espíritu, de lengua y hasta de profesión y oficio, español sobre todo y ante todo”

Mocos de payaso
Comentarios