Opinión

Defensa de la trisomía a punta de Espada

Cuánto horror se puede entrelazar en unas palabras salidas de supuestamente todo un periodista y sobre todo haciéndolo en medios de tanto calado y difusión.

Arcadio Espada. Catalán de pro, defensor de la polémica y controvertido periodista, estudió periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona, autor de varias obras literarias y poseedor de varios galardones, premio Ciudad de Barcelona 1997, premio Francisco Cerecedo 2000, premio Espasa de Ensayo 2002. Actualmente es columnista en El Mundo. Fue uno de los fundadores de Ciudadanos.

A modo introductorio y una vez que hemos situado a este periodista, nos toca resaltar uno de sus grandilocuentes artículos: " Un Crimen Contra la Humanidad". Artículo que inserto a continuación:

“La diputada Beatriz Escudero se opone al aborto de los fetos donde se detecte discapacidad futura porque no hay que discriminar a los nacidos ni a los no nacidos. Hay que fijarse bien en lo que dice la diputada: no debemos prohibir a un discapacitado que pueda disfrutar de su condición. Sobre actitudes como las de la diputada tendría que proponerse la aplicación de alguna variante de lo que se conoce como crímenes contra la humanidad. A pesar de lo que sostiene Gallardón esta no es una reforma ideológica convencional, que pueda mutarse en la próxima legislatura. Esta es una reforma que rompe el consenso público sobre los derechos humanos en Occidente. Si alguien deja nacer a alguien enfermo, pudiéndolo haber evitado, ese alguien deberá someterse  a la posibilidad, no solo de que el enfermo lo denuncie por su crimen, sino de que sea la propia sociedad, que habrá de sufragar el coste de los tratamientos, la que lo haga. Este tipo de gente averiada alza la voz histérica cada vez que se plantea la posibilidad de diseñar hijos más inteligentes, más sanos y mejores. Por el contrario ellos tratan impunemente de imponernos su particular diseño eugenésico: hijos tontos, enfermos y peores”.

Pues bien pasado ya seis años desde la publicación de este artículo, este periodista de pro es invitado al programa de Cuatro "Chester", conducido por Risto Mejide, otro que se los calza con elegancia. Es en este programa televisivo donde el magnífico señor Arcadi Espada es entrevistado y cuestionado por este artículo, casi en una encerrona por parte del conducente del programa es sometido a juicio por tan grandes palabras.

Es preguntado en varias ocasiones si incluye a las personas con Síndrome de Down en ese encuadramiento tan macabro que hace en cuanto a los seres que por cualquier razón tuvieran que nacer, tontos, enfermos y peores.

Éste señor no sólo no rectifica, sino que alardea de estar en un plano de superioridad racial caucasiana, por un momento se ha visto en su persona a uno de los peores oficiales del nazismo.

Ahora bien, deberíamos saber si este abominable ser ha sido tocado por la eugenesia, pero en sentido de manipular contrariamente al planteamiento filosófico eugenésico.

Pues creo que sí. ¿Quién debe correr ahora con los gastos de mantener dentro de la cobertura de nuestro sistema sanitario a este enfermo? ¿Sus padres son unos criminales de la humanidad? ¿Por qué no ha denunciado a sus padres por haber permitido su nacimiento? Ya que no se puede estar más enfermo, ser más tonto, y ser peor que él.

Cuánto horror se puede entrelazar en unas palabras salidas de supuestamente todo un periodista y sobre todo haciéndolo en medios de tanto calado y difusión.

Risto hizo bien su papel y, siguiendo el rol que ahora toca, invitó a marcharse del programa a Arcadi. No soy un fiel seguidor de Mejide, pero en esta ocasión debo decir que actuó en consecuencia y defendió el derecho a la vida y la dignidad de toda persona nacida con una discapacidad. Sobre todo haciendo una especial referencia al Síndrome de Down. Claro que Risto quizá supiera la recompensa a recibir y el subidón que esto le daría.

Y bien preparado que lo tenía cuando hizo entrar en escena al padre de Nicol, roto de dolor por esas palabras tan hirientes, defendiendo a ultranza a su querido hijo con Síndrome de Down.

Aunque no me haya gustado nada tener que ver este programa y haber aguantado las palabras de Arcadi desde la distancia, ya que es evidente que si hubiera sido próximo no hubiese tenido la oportunidad de pronunciarlas.

Me sumo al dolor de ese estupendo padre, dolor compartido por tener otro maravilloso hijo con Síndrome de Down. Máxime por la necesidad de explicar a seres necios y perversos qué es una persona con Síndrome de Down.

Para acabar y haciendo ejercicio de conciencia no voy a decir que éste señor no se mereciera haber nacido, pero quizá gente así en este mundo no tenga cabida. Ya vivimos el ideario de Hitler y sus consecuencias.

No quiero que se retracte de sus palabras ni profiera perdones, lo único que pido es que jamás sea mirado, y la vida no le dé la oportunidad de sentir el cariño de una persona con Síndrome de Down.

Dichosa trisomía que un día me hizo mejor y me dio vida, orgulloso de todas las personas con discapacidad y como no podía ser de otra manera. Yo soy Síndrome de Down”.

Comentarios