Opinión

Cuanto perro

Era una noche más de julio cuando la madrugá hizo saltar la alarma, cuando el monte otra vez ardía y la angustia se apoderó de Ceuta, un año más.

IMG-20190708-WA0004
photo_camera IMG-20190708-WA0004

Era una noche más de julio cuando la madrugá hizo saltar la alarma, cuando el monte otra vez ardía y la angustia se apoderó de Ceuta, un año más.

Los vecinos desalojados y los albergues de menores, así como la protectora tuvieron que ser trasladados.

Y mientras los lugares del pulmón de Ceuta las llamas envolvían, los Bomberos salían entre luces y sirenas a batirse en duelo con rincones que ya el pasado año su presencia todavía recordaban.

Y mientras amanecía a golpe de viento, llamas y cenizas la voz de alarma se escuchaba al otro lado del Estrecho, mandarnos los aviones, mandarnos helicóptero y que venga la UME.

El fuego con tal virulencia tenía tres focos y allá los Bomberos, Policías, Guardia Civil, Cruz Roja, Protección Civil, Militares y las cubas de Trace, así como los gobernantes reunidos en el mando avanzado consiguieron el control del fuego.

Y mira por donde mientras la muerte se cebaba con las especies protegidas y el bosque se moría, cuando nuestros Bomberos refrescaban los lugares.

En una alberca había un perro moribundo, un superviviente esperando el final feliz, y una vez más fueron nuestros Bomberos y los Guardas Forestales los que se encontraban un cachorro desnutrido en el fondo de la alberca.

Cuando al final lo recogieron junto a su lado había otros dos caninos que no corrieron la misma suerte al ser pasto de las llamas.

En el centro canino sanitario se restablece de su agonía en vida siendo testigo de como sus amigos, sus compañeros se acercaron a el en el momento final y en una conversación de perros con testigo el cielo rojo lleno de zarzales ardiendo al amparo del poniente lleno de estrellas.

Tu te salvarás porque tienes CHIP, a ti vendrán a buscarte nosotros te protegeremos hasta el último aliento y no nos olvides jamás.

Esta era la triste y emotiva despedida de los dos perros que amanecieron calcinados junto a su lado.

Al final apareció su dueño y esperando encontrarse con su canino amigo, se lame de sus heridas y angustia en el centro para perros sin olvidar que cuando vuelva a caminar con su amo por el monte tenga presente CUANTO PERRO habrá suelto sin la misma suerte así como PERROS CON DOS PATAS tengan en su conciencia que lo mismo que todos los perros van al cielo, a esos que provocaron el fuego, dos CANCERBEROS con fuego en los ojos encendidos y rabia en los colmillos les salgan todas las noches .

Comentarios