Opinión

La Legión que vive

Faltan cuatro años para la celebración del centenario de la fundación del Tercio de Extranjeros. Ceuta es la cuna donde la Legión dio sus primeros pasos con la Primera Bandera, allá arriba, en García Aldave, en la Posición A. Y ahora resulta que hay quienes intentan apuntarse un tanto sacando los pies del tiesto.

Faltan cuatro años para la celebración del centenario de la fundación del Tercio de Extranjeros. Ceuta es la cuna donde la Legión dio sus primeros pasos con la Primera Bandera, allá arriba, en García Aldave, en la Posición A. Y ahora resulta que hay quienes intentan apuntarse un tanto sacando los pies del tiesto.

La Asociación Nacional de Legionarios de Honor pierde su sede social de Ceuta, con los votos a favor de Miguel Temprano a la cabeza, para llevársela a Almería, donde se presupone que irá el Rey Don Felipe para presidir los actos del centenario.
Ceuta consigue un éxito total de organización, de acogida y de propaganda con la carrera de ultra-fondo "Cuna de La Legión", que ha propiciado un lleno hotelero y una afluencia de participantes que, todo lo cual ha dado brillo a la ciudad durante un fin de semana. Y eso pese a las quejas de los de siempre por cuatro calles cortadas y unos minutos de espera, cuando se pegan todas las noches aguantando cabronadas en la cola de la frontera.
Y ahora tiene que salir toda una ciudad autónoma como es nuestra Ceuta al rescate de una asociación de antiguos caballeros legionarios con sede en Barcelona porque ya la tristemente famosa alcaldesa Ada Colau se empeña ahora en retirarle la concesión de una parcela  ubicada en el corazón del barrio obrero de Sant Andreu.
El desplante de Colau a dos coroneles del ejército de tierra en el Salón de la Enseñanza de Barcelona no ha gustado en la Hermandad, pese a que la alcaldesa dijo en su Facebook que no hubo desplante ni falta de respeto.
El stand del ejército ha estado lleno todos los días y se han cursado más de veinte instancias por plaza solicitada para todos los jóvenes que aspiran a un trabajo dentro de las Fuerzas Armadas.
Las autoridades municipales sostienen que se trata de una “cesión gratuita y temporal”, que se hizo “sin concurso de la comisión de seguimiento de casernas de Sant Andreu”. Según su criterio, la presencia de los veteranos legionarios “provocó un fuerte rechazo por parte del tejido asociativo y comunitario del barrio” y “hace una exaltación explícita del militarismo.
Ya han ido borrado todo vestigio español de la zona catalana como la supresión de las corridas de toros o el lema de la escuela de suboficiales. El catalanismo rancio y feroz ha puesto ya en alerta al gobierno de Ceuta, "con razón o sin ella " como manda el Credo Legionario, para dar el toque de atención a la ciudad de Barcelona.
Y son más que un puñado de antiguos legionarios de las épocas de los años setenta u ochenta en los que la obra que creó Millan Astray, estuvo a punto de ser disuelta. Pero un Tercio no podía morir encerrado en un cuartel y cobró vida con la misión de Los Balcanes.
El culto al valor, al honor y al sacrificio han quedado patentes en la limpieza, orden y mantenimiento de unas vetustas instalaciones donde campaban los rumanos, serbios y kosovares hasta que fueron acogidas las mismas por los antiguos legionarios, que han abierto las puertas a todo el que desee hacer un brindis legionario al son del Novio de la Muerte.
Una ciudad autónoma como Ceuta le echa un pulso a una ciudad olímpica como Barcelona para recordar que al grito de “a mí la Legión” vaya en socorro "con razón o sin ella " de la hermandad catalana recordando por si alguien lo ignora que La Legión nació en esta tierra.

 

Comentarios