Opinión

Alea jacta est

Ya hemos empezado el periodo de elecciones para decidir quiénes queremos que dirijan nuestras vidas durante los próximos cuatro años.

Bien (…) Ya hemos empezado el periodo de elecciones para decidir quiénes queremos que dirijan nuestras vidas durante los próximos cuatro años. Por eso, con su anuncio tanto el estado, como las autonomías españolas y sus ayuntamientos se han quedado como una casa vacía de puertas y ventanas abiertas que entristecidas se llenan de leyes silenciosas. Ahora asistiremos a mil pugnas electorales. ¿Pero qué fines se buscan para la confrontación de los posibles designados para ocupar los sillones de los futuros gobiernos? ¿Y sobre todo, cuales son los caladeros sobre los que lanzaran sus redes para pescar a sus posibles votantes? Por cierto, vaya forma de considerarnos a los futuros votantes, aunque insistan en llamarnos durante esos días “Ciudadanos”. porque en el fondo nos están llamando peces de consumo político para sus propios intereses. Luego seremos, como siempre, simplemente pueblo.

Pero, bueno las cosas son así en casi todas partes. Ya que ahora son tiempos en que a pesar de las molestias nuestros dirigentes han decidido descender para hablar a las gentes, intentando fascinarnos con sus inteligentes propuestas. Propuestas y sueños desbocados, que procuraran con sus voceros que sean conocidos haciéndose querer por los futuros votantes. Y así, de esta manera, oiremos como buscando llegar al corazón, todos y cada uno se postularan como claras excepciones al mal gobierno de los otros concursantes. Algunas veces reconociendo sus errores o los insultos no reparados que los demás partidos les han lanzado, pero siempre todos lo harán prometiendo felicidad a los empresarios y beneficencia a los pobres para hacerlos buenos y felices en menos de veinticuatro horas. En fin (…) que ya estamos, otra vez, en tiempos extraños de mil palabras vacías y promesas incumplidas, pero fundamentales para la administración de las ciudades.

El problema es que actualmente nos enfrentamos a partidos carentes de las ideas que dieron nacimiento a sus organizaciones, ahora envejecidas o dormidas. Es decir, las de aquellos que apoyan la libertad del capital en manos privadas y los que propugnan una cada vez mayor intervención del gobierno en la riqueza particular. En Estados unidos los llaman Republicanos o Demócratas, así (…) sin más, aquí las entendemos como derechas e izquierdas. Diferenciación única de las distintas formas de gobierno. Pero bueno (…) ¡Esto es lo que hay!. De lo que no cabe duda es que son tiempos importantes y por ello intentare resumir brevemente mis pensamientos, sobre los diferentes partidos que a nivel local nos bombardearan con sus mensajes. Y empezare por unos, los nacionales para terminar con los otros, los locales.

Y aquí, en nuestra casa, tenemos al partido de Juan Vivas, antaño conocido como Partido Popular y que parte de una posición de privilegio después de tantos años en el gobierno. Mero gestor de los públicos dineros, gracias a los cuales suma un importante clientelismo económico que ha conseguido con su gobierno. Luego, nos encontramos con el partido de Hernández, antaño conocido como Partido Socialista (lo de obrero hace tiempo que lo perdieron), quienes cuentan con la ayuda del gobierno estatal para su campaña. Ambos partidos pertenecientes al bipartidismo imperante durante tanto tiempo que han perdido casi todos su ideales, quedándose en meros administradores de gestión económica que no atrae a casi nadie. Por otra parte esta, Ciudadanos, grupo político de ideología cambiante que se ha convertido en una verdadera máquina de captación del voto indeciso y cuya gran fuerza se encuentra en la férrea lucha de la unidad regional catalana dentro de España.

Sin embargo y ahora para sorpresa de propios y extraños, asoma uno nuevo con otras gentes y de gran fuerza emergente, que amargándolos e incomodándolos expresa claramente sus ideales: “Unidad, respeto a las peculiaridades y formas regionales juntándolas todas en una misma unidad nacional española, defendiendo sin complejos todas sus tradiciones, valores y formas culturales”. Este último se llama VOX, que asusta y preocupa a los demás, por lo que se esfuerzan en tacharlos de extrema derecha para asustar a sus posibles simpatizantes. Finalmente también esta PODEMOS, que muchos saben dónde está y pocos quieren ir a verlo.

Después y como minoritarios están los localistas: Caballas de Mohamed Ali, que surge de una amalgama de dos partidos uno de ideas de izquierda ya trasnochadas y otro medio étnico cultural/religioso, quienes solo son conocidos en nuestra casa. A ellos se les suma otro también de procedencia ideológica para muchos desconocida, es el de Fátima Ahmed llamado MDyC, que aglutina a parte de los votantes del antiguo partido de Mohamed Ali. Y para terminar como importante para mi forma de pensar están también los Verdes de Juan Redondo.

En fin que estos, entre otros pocos más, son los partidos que compiten estas próximas elecciones, así que (…) nos toca decidir quién queremos que nos gobierne y cuando lo decidamos (…) ¡Que Dios nos coja confesados!

Comentarios