Opinión

Juro o prometo, ¿es lo mismo?

Son importantes las palabras, ya que la profanación de las palabras es uno de los recursos habituales puesto que con ellas se llama a una realidad cuando se quiere decir otra, y muchas veces de forma inadvertida aceptamos la falsedad sin darnos cuenta.

Son importantes las palabras, ya que la profanación de las palabras es uno de los recursos habituales puesto que con ellas se llama a una realidad cuando se quiere decir otra, y muchas veces de forma inadvertida aceptamos la falsedad sin darnos cuenta. Por ello es importante tener ideas críticas sobre las palabras que habitualmente se escuchan en política. Porque en ellas podemos observar a quienes atomizan, haciendo provincianas sus expresiones que fragmentan la sociedad española y a los que quieren ser más sinceros. Fragmentación social que se hace visible en los grises discursos de muchos de nuestros políticos.

Hoy por ejemplo, día 27 de diciembre del 2018,  hemos visto el acto de formación del parlamento andaluz. Alli los diferentes grupos han ocupado sus sillones, utilizando diversas formas de acatamiento a las mismas leyes que han permitido que accedan a ellos. Y por ello, creo que es bueno que empecemos a analizar lo que indican las palabras dichas de juro o prometo.

Porque la palabra juramento es muy fuerte ya que indica una resolución ciega y firme, que compromete por vida el propio honor personal sobre lo que se jura, asumiendo todas sus consecuencias. Y asi lo hizo el Cid en la jura de Santa Gadea cuando al rey tomó juramento. De esta manera lo escribe el romancero castellano: “En Santa Águeda de Burgos, do juran los hijos de algo/ allí toma juramento el Cid al rey castellano/ si se halló en la muerte del rey dos Sancho su hermano/ las juras eran muy recias, el rey no las otorgado”. Esto muestra como dentro del honor la jura era algo recio e inmutable que ataba el honor para siempre del que juraba y a asumir sus consecuencias ya que siempre le seria recordado por todos los hombres de su época. Luego con el juramento entre hombres/mujeres de palabra no existe mayor dependencia que quien jura sobre algo.

Por su parte, prometo resulta algo más banal, ya que indica simplemente una necesidad temporal del momento que no es necesario respetar siempre, ya que se puede cambiar cuando las circunstancias sean diferentes. Consiguientemente no exigen una sujeción permanente a dicha promesa. Sobre todo cuando se establece que se promete por imperativo legal, comunicando a quienes lo escuchan que cuando cambien o cuando puedan cambiar la ley ellos ya no están sujetos a su promesa.

Y todo esto es lo que hemos oído y visto en la formación del parlamento andaluz, por lo que vamos a diferenciar las diferentes fórmulas de sus palabras:

Partido Socialista andaluz, ya que lo de obrero hace tiempo que ha desaparecido de sus siglas. La mayoría simplemente han dicho…“Prometo”….y nada más. Es decir que no se comprometen mucho y lo hacen por obligación para mantener su sillón, nada más.

Partido Popular…su fórmula ha sido “Juro”, con lo cual se comprometen a someterse solamente a la ley en cualquier caso. Pero eso si siempre acatándola. Ley que por lógica cambiara con los nuevos tiempos. Luego es un juramento unido a unas circunstancias cambiante, que por cierto seguramente cambiaran con el tiempo..

Adelante Andalucía, utilizó una fórmula diferente, ya que aunque han dicho “Prometo o… prometo por imperativo legal”, simplemente han condicionado sus diversas promesas a sus intenciones, que no tienen que ser necesariamente la de sujeción a la ley y a la constitución. Es más, uno de sus diputados ha manifestado abiertamente…”Prometo someterme a la constitución hasta que pueda cambiarla”. Es decir, que no se compromete a nada.

Quizás lo más llamativo ha sido la fórmula del grupo VOX, que alta y claramente han dicho uno por uno “Juro por España”. Formula que les obliga en honor para siempre a someterse a la ley y a la constitución, siempre que se luche por la integridad territorial española y a todo aquello que la defienda en cualquiera de los territorios la nación. Es quizás la fórmula más fuerte y obligatoria que todas las demás, ya que han manifestado por su honor – el bien más preciado para los hombres/mujeres/ que mantendrán de por vida su juramento contra cualquier otra actividad que rompa la nación. Y esta fórmula de…”Juro por España”, indican una oposición frontal y resuelta a la actual fragmentación territorial que esta originado la dispersión, ya que crea una gran debilidad nacional y que está culminando en el deseo insolidario de independencia de algunas de sus diversas regiones.

Por ello, a mí al menos y personalmente, me dan más seguridad aquellos que sin embalajes de vocabulario, juran por su honor defender la nación española en su integridad, tal y como constitucionalmente se establece en su articulado. Es decir, parafraseando al romancero castellano…”las juras de Vox, han sido muy recias, aunque los demás  no las hayan otorgado”.

Comentarios