Opinión

Los nuevos trompeteros

Cuenta Esopo en una de sus fábulas que un trompetero que animaba con su trompeta a los soldados para ir a la guerra fue hecho prisionero y que al alegar en su defensa que él no batallaba fue condenado por animar a la guerra.

Cuenta Esopo en una de sus fábulas que un trompetero que animaba con su trompeta a los soldados para ir a la guerra fue hecho prisionero y que al alegar en su defensa que él no batallaba fue condenado por animar a la guerra. Bien, hasta aquí la fábula de aquellos que son más dignos del castigo ya que animan a que los hechos los hagan otros. Y me he acordado de esta fábula cuando en las noticias he oído y visto que el presidente del Parlamento catalán, un tal Torra, ha dicho: La independencia catalana la conseguiremos como en Eslovenia.

Es decir, que el iluminado tal Torra ya ha llegado a la conclusión de que como ha empezado el alboroto, vayamos al… Bueno, todos sabemos cómo sigue esa canción. Y es tremendo el mensaje que está dando a esos grupos de los CDR o a los de la CUP, tan abiertos a cualquier mensaje de desobediencia y desorden social para alterar el orden establecido. Eso sí, después se ha recluido en la Moreneta para  digerir sus palabras con un utópico ayuno de 48 horas. Pero lo peligroso es que como manifestó un miembro de la nueva CRIDA, que aunque ellos intentan demostrar que son un movimiento pacífico, dijo: con muertos las independencias son más rápidas. En fin, en el fondo son solo trompeteros de la desunión y desorden entre los ciudadanos. Pero eso sí, lo importante es que los futuros mártires muertos sean otros que no ellos.

Pero es que la trompeta del tal Torra tiene mucho más alcance en un futuro cercano. Por lo pronto, ha empezado a anular la acción en la seguridad ciudadana de las fuerzas policiales catalanas impidiéndoles o al menos amenazándolos con sanciones si se oponen a las actuaciones violentas de los desórdenes públicos de los CDR. Grupos estos, los CDR, que conforme a su trompeta de “apretad, apretad” están cumpliendo fielmente su soflama de romper la armonía y la seguridad ciudadana. El desorden y el caos están servidos para alcanzar sus objetivos. Y veremos qué pasa el día 21 de diciembre con el consejo de Gobierno español en Barcelona.

No nos engañemos. Este actual presidente, vicario servil del huido de la justicia española, lo tiene claro. En Eslovenia la lucha fue de grupos étnicos en un país comunista en descomposición y estalló una guerra con muchos muertos, pero todos sabemos que el tal Torra está convencido de su superioridad, tal y como proclamó en sus escritos manifestando que los catalanes son superiores en ADN a las demás bestias españolas. Luego su deseo de ser como Eslovenia es acorde a sus ideas, diferenciar étnicamente a los suyos de los demás mortales, para imponer su dictadura catalana, donde lo importante será el ADN de sus ciudadanos. El siguiente paso será la prohibición de los matrimonios mixtos con los españoles o españolas para mantener la pureza de su raza. Eso ya se intentó en el periodo nazi, porque además es una forma de pensar que históricamente ya se ha propuesto muchas veces y nunca ha funcionado.  Pero siempre algún iluminado lo ha intentado, aunque gracias a la misma historia el sonido de esas trompetas nunca supero el progreso de la humanidad en su mestizaje.

La única seguridad que nos puede mantener alejados de esta tamaña estupidez es que estos trompeteros de nuevo cuño, no manejan las trompetas de Jericó, capaces de demoler murallas sino que son únicamente simples silbatos de la torpeza política actual y de la estupidez personal de algunos iluminados en periodo de extinción. Peleles de cráneos vacíos incapaces de pensar, ya superados por la inteligencia humana. El problema de estos cráneos de plomo es que por extrañas circunstancias, donde muchos nos preguntamos cómo y por qué estos imbéciles han podido alcanzar tribunas desde las que sus estupideces puedan tener eco en la sociedad actual.

Comentarios