Opinión

Viajar en autobús

En Ceuta, en algunas de sus líneas, se está haciendo cada vez más difícil y más peligroso, además de que la cosa no viene de ahora y algo que debiera haberse erradicado, de raíz, desde el primer día,  ha llegado a ser otro problema más de la Ciudad que ya veremos como se resuelve, si es que se llega a resolver.

En Ceuta, en algunas de sus líneas, se está haciendo cada vez más difícil y más peligroso, además de que la cosa no viene de ahora y algo que debiera haberse erradicado, de raíz, desde el primer día,  ha llegado a ser otro problema más de la Ciudad que ya veremos como se resuelve, si es que se llega a resolver.

Y aquí no hay más que un camino, proteger a los viajeros que van como Dios manda, proteger el material de la empresa, que cuesta un dineral y proteger, por encima de todo, al conductor que además de la responsabilidad que lleva, por el mero hecho de ser el conductor, tiene que ir pendiente de que el o los gamberros de turno no hagan de las suyas, con los problemas que eso trae para todos.

Veo en la prensa local que Juan Vivas se compromete a mejorar la seguridad en las líneas de autobuses, un poco tarde, me sigue pareciendo, pero con todo, que ese compromiso sea para empezar a funcionar ahora mismo, no pasado mañana. Todo lo demás son fábulas.

Es lamentable que hoy y aquí, en tan sólo 18 kilómetros cuadrados, haya que escoltar esos vehículos, pero más lamentable es que, por el camino que debiera ser el normal, no se pueda viajar en este medio de transporte.

Y eso de estudiar con la Policía Local si se va a dejar una escolta permanente, ahora, al menos ahora, es totalmente necesario y lo seguirá siendo mientras los vándalos anden sueltos. Todo lo demás serán fantasmadas de una noche de verano.

No me sirve, al menos a mí no me sirve, eso de que se instalen cámaras de vigilancia, porque todos sabemos los modos y los métodos que usan los que van en plan gamberro y esa política de parches, ni ahora, en época de preelecciones, ni luego cuando ya haya ido a votar el personal, sirve para nada más que para hacer un “paripé” ante la galería, pero sin haber cogido “el toro por los cuernos”.

Aquí, en estos temas, hay que dar la cara y no irse tapando con simples palabras, por lo que es, totalmente, urgente que los viajeros estén cubiertos por una seguridad total. 

Comentarios