Opinión

Responsabilidad política frente populismos

Resulta contradictorio exigir ante los medios de comunicación la dimisión de un político cuando es llamado a declarar como investigado, mientras en el Congreso presentan una Proposición de Ley Integral de Lucha contra la Corrupción y Protección de los Denunciantes, que sitúa dicha dimisión en el momento de la apertura del juicio oral. Una iniciativa registrada en el Parlamento el 15 de septiembre de 2016, dos semanas después de haber rubricado con el grupo parlamentario del Partido Popular el acuerdo de investidura, que incluía la separación inmediata de los cargos públicos investigados.

Resulta contradictorio exigir ante los medios de comunicación la dimisión de un político cuando es llamado a declarar como investigado, mientras en el Congreso presentan una Proposición de Ley Integral de Lucha contra la Corrupción y Protección de los Denunciantes, que sitúa dicha dimisión en el momento de la apertura del juicio oral. Una iniciativa registrada en el Parlamento el 15 de septiembre de 2016, dos semanas después de haber rubricado con el grupo parlamentario del Partido Popular el acuerdo de investidura, que incluía la separación inmediata de los cargos públicos investigados.

El texto presentado para su aprobación señala expresamente: “Los cargos electos en ejercicio, incluidos los diputados y senadores, los diputados de las asambleas legislativas de las comunidades autónomas, los diputados del Parlamento Europeo, y los miembros de las corporaciones locales. (...) perderían su condición por incompatibilidad sobrevenida cuando fuesen encausados judicialmente, desde que fuese firme la resolución que dictase la apertura del juicio oral o el procesamiento y hasta que el proceso judicial se resolviese por todos sus trámites, incidentes y recursos. (...) “

Quizás es momento para recordar como el pacto suscrito entre C´s y el Partido Socialista no era tan exigente como el firmado con el Partido Popular. El acuerdo firmado entre Pedro Sánchez y Albert Rivera tan solo excluía de las listas electorales a los imputados por delitos de corrupción política que implicaran un enriquecimiento personal, se acordaba pedir el acta de los representantes públicos investigados y se promovía la suspensión de los cargos a los que se les abriera juicio oral por un delito doloso. Por tanto, resulta más que evidentes las diferencias existentes entre las exigencias iniciales  y las planteadas al Partido Popular.

A pesar de todo lo expuesto, a pesar de la presunción de inocencia, y como consecuencia de las exigencias impuestas en la política española en los últimos años, existen dirigentes que asumen responsabilidades desde el primer momento, evidenciando diferencias irrebatibles con quienes encubren sus decisiones en el populismo demagógico más rancio. No les quepa la menor duda, si analizan los últimos acontecimientos acaecidos en nuestra ciudad en los últimos días y valoran las reacciones de los distintos grupos políticos, con total seguridad  encontraran las diferencias señaladas. Frente a la manipulación deliberada para conseguir el favor del pueblo, responsabilidad y coherencia.

Comentarios