Opinión

Empadronamientos fraudulentos

Todos sabemos que Ceuta es un verdadero coladero para esos pillos que tratan, a través de los empadronamientos, de revertir el tradicional equilibrio poblacional de Ceuta y encauzarlo hacia una mayoría de origen marroquí.

Si no ponemos remedio, la situación cada vez será más comprometida, ya que según las estadísticas y aun habiendo dado de baja del padrón casi todas la semanas a más de cien personas, este año en lugar de menguar, crecemos en ciento ochenta y cinco personas, pasando ya de los ochenta y cinco mil quinientos habitantes. No se podrá decir que esto se debe a la natalidad, pues la mayoría de los partos en la ciudad son de mujeres provenientes del otro lado de nuestra frontera.

De ahí que habrá que preguntarse si a los que se les da de baja por no tener derecho a estar empadronados, se les podía añadir también un delito por falsedad documental y abrirles un proceso por lo penal, pues visto lo visto, parece ser que con el solo hecho de darles de baja del padrón, no se les disuade de seguir en el empeño de intentarlo de nuevo, pues ese entramado que se ha originado alrededor de este fraude persiste en sus actividades.

Y es que este tema de los empadronamientos fraudulentos tiene más recorrido de lo que parece, pues con solo estar en el padrón se obtienen unos derechos de los que algunos no son merecedores, como vivienda, prestaciones por desempleo, sanidad o educación. De modo que con solo dar de baja a los que no tienen derecho a ello, se notaría de inmediato en el número de desempleados inscritos en la ciudad. De hecho hay un dato muy importante; es curioso comprobar cómo aumenta constantemente la cifra de parados locales, máxime teniendo en cuenta que en Ceuta no se ha producido ningún Ere al carecer de grandes infraestructuras industriales. La realidad es que esa subida del desempleo viene a través de esos empadronamientos fraudulentos, basta con echar un vistazo a las listas del plan de empleo donde las X y las Y de las tarjetas de residencia aparecen más que los DNI, esto no se debe ni se puede tolerar.

Hay un hecho significativo que también se debería tocar, como es ese repunte de autónomos en Ceuta. Habría que comprobar si el dato es real o si por contra solo es un camino más para llegar a conseguir esa residencia tan deseada. De estos temas no he escuchado nada en el debate del estado de la ciudad, ni por el Gobierno ni por la oposición, algo cuanto menos curioso.

Comentarios