Opinión

Responsables de las obras en la N-352

Con nada que se mueva el árbol aparecen los lumbreras que tenemos en esta ciudad. Esta semana hemos tenido la visita del responsable del área de carreteras del Estado, y sin más rodeos nos espeta que las obras en la N-352  van con retrasos.  Algo que sin duda todos vemos, pero dicho por el responsable de que esto no ocurra, resulta cuando menos curioso, ya que tampoco es que se haya molestado en explicar las causas de este retraso.

Juan Redondo
photo_camera Juan Redondo

Con nada que se mueva el árbol aparecen los lumbreras que tenemos en esta ciudad. Esta semana hemos tenido la visita del responsable del área de carreteras del Estado, y sin más rodeos nos espeta que las obras en la N-352  van con retrasos.  Algo que sin duda todos vemos, pero dicho por el responsable de que esto no ocurra, resulta cuando menos curioso, ya que tampoco es que se haya molestado en explicar las causas de este retraso.

Los problemas se suceden y ya en esta semana han sido muchos los vecinos de las barridas colindantes con el vial, los que han empezado a padecer los problemas producidos por el retraso de de las obras, pues al parecer algunos han olvidado que cuando se licita una obra, esta cuenta con un plazo establecido de ejecución, de cuyo incumplimiento se deberían derivar las correspondientes sanciones económicas para la empresa adjudicataria de la obra

En esta ciudad por lo que se ve se permite todo, siendo la tónica habitual el compadreo, eso sin contar con los intereses ocultos que existen en todos estos temas, como por ejemplo el asunto del asfaltado de la ciudad, programado para que estuviese terminado como muy tarde el pasado siete de julio y que no es que no hayan terminado aún con ese trabajo, es que ni siquiera lo han empezado.

La conclusión en este caso no deja lugar a dudas, ya que si la Nacional 352 es competencia  del Estado y el asunto del asfaltado al Gobierno local, estamos ante un “tanto monta, monta tanto” de ineptitud, siendo lo peor de todo es que sus responsables tienen nombres y apellidos y que además reconocen lo desastroso de su gestión de este asunto, eso sí achacándolo a lo divino y a lo humano, y sin asumir responsabilidades  ninguna por el desastre ocasionado.

Y mientras tanto aquí como si nada ocurriese, ¿que los niños no pueden acceder al colegio? no pasa nada, que cada uno se apañe como pueda, ¿que destrozamos los bajos de nuestros vehículos a causa de los innumerables socavones que hay por toda la ciudad?, tampoco pasa nada. Aquí de lo que se trata es de aparecer en los medios para hacer como que interesan los problemas ocasionados al ciudadano, decir cuatro palabritas y después si te he visto no me acuerdo, sacando la media sonrisa del que hace por quedar bien, pero que en el fondo lo que piensa es aquello de que os vayan dando, pues aquí como ya hemos dicho lo único que interesa es hacerse la foto.

Comentarios