Opinión

¡Cómo te quieren, Antonio!

Como si se tratara de una buena “corrida” Antonio sale del juzgado como un verdadero torero, buena es la faena, con mariposas incluidas, las que le está haciendo a los que hace tan solo 6 meses eran sus compañeros de chiquero. Antonio está enfadado, y por lo que cuentan sus amigos más allegados, no solo está  enfadado sino que también bastante  dolido con aquellas personas que ahora pretenden manchar su joven imagen. Por eso no creo que este tema pase de puntillas y se convierta solo en un tema judicial. Antonio es joven pero no tonto.

Como si se tratara de una buena “corrida” Antonio sale del juzgado como un verdadero torero, buena es la faena, con mariposas incluidas, las que le está haciendo a los que hace tan solo 6 meses eran sus compañeros de chiquero. Antonio está enfadado, y por lo que cuentan sus amigos más allegados, no solo está  enfadado sino que también bastante  dolido con aquellas personas que ahora pretenden manchar su joven imagen. Por eso no creo que este tema pase de puntillas y se convierta solo en un tema judicial. Antonio es joven pero no tonto.

Era increíble pensar que los afectados le transmitieran tanto cariño y tanto afecto a pesar de que su situación para ellos no es la más cómoda. A nadie le gusta que le quiten lo que ellos consideran suyo  y ahora puede que con Antonio, con sus declaraciones y aportaciones,  la justicia les dé la razón. De ser así será el primer político que dé dos veces la misma casa, y eso los afectados saben agradecerlo. Como es normal a nadie le gusta que hablen mal de uno y lo pongan de desleal y de tramposo. Lo que más duele en todo esto, al margen del daño moral que se le está haciendo a las familias afectadas, es la imagen que está proyectando esta ciudad en toda España. Periódicos de nivel como El Mundo o Estrella Digital se hacen eco de las disfunciones administrativas que este gobierno está realizando en los últimos años. Unos le llaman desgobierno yo le llamo incapacidad gestionada.

Me decía hace tiempo un “amigo” que no hay que hablar mal de las personas, tan solo hay que presentarlas en sociedad. Creo que ese “amigo” debe de conocer a Antonio López pues a la vista está que entre otros, este será uno de sus propósitos.

Antonio en su etapa como gestor de la administración  siempre fue querido por mucha gente e incluso supo iluminar a algún que otro empresario de la ciudad. Creo que siempre estuvo a la altura de lo clásico.

De momento toca esperar, pero lo que ha quedado claro es que ni los malos son tan malos ni los buenos son tan buenos.

Comentarios