Opinión

Concentración contra la LOMCE

Me resulta curioso que haya protestado públicamente el presidente de la Fampa hablando de división en la concentración contra la LOMCE cuando jamás quiso reunirse con el PSOE de Ceuta, cuando yo estaba en la ejecutiva, para pedir que Ceuta estuviera en la Conferencia Sectorial de Educación.

Me resulta curioso que haya protestado públicamente el presidente de la Fampa hablando de división en la concentración contra la LOMCE cuando jamás quiso reunirse con el PSOE de Ceuta, cuando yo estaba en la ejecutiva, para pedir que Ceuta estuviera en la Conferencia Sectorial de Educación. Si realmente le mueve la educación, ¿por qué puso pegas a tener un encuentro con un partido que tenía una propuesta, con un partido que presentó una proposición no de ley para asumir partes de las competencias en educación? 

Muy sencillo, porque no era el suyo.

Lo de representar a "todas" las familias de Ceuta le viene muy grande y creo que esta ciudad se merece otra Fampa más neutral, al menos mas objetiva.  

Y me resulta curioso que una parte de las personas asistentes se molestaran  cuando se pidió allí mismo más igualdad y menos religión, cuando se elevó la voz para exigir la retirada de la religión de los colegios, por entender que la educación debe de ser laica. ¿No es esta cuestión uno de los puntos claves de la LOMCE y un apartado de debate dentro del pacto?

¿Acaso no hay que respetar las distintas posturas y, por tanto, la necesidad de apostar por una enseñanza pública y de calidad que más se asemeje a los intereses de los manifestantes? Más si cabe si lo dice, como ya lo he repetido hasta la saciedad, nuestra Constitución. La religión no es ninguna disciplina a enseñar, mucho menos un valor. La religión es una creencia interna de fe que pertenece al ámbito privado y que no debe subvencionarse desde el Estado. Eso sí, luego a estas mismas personas se les llena la boca para hablar de libertad de expresión, pero de una expresión a medida. 

Pero más curioso me resulta comprobar la división que han querido visualizar en la concentración, por llevar distintas pancartas, cuando la lucha no se mide por los carteles que llevas, sino por las acciones diarias que realizas, y la Junta Personal Docente no se caracteriza por eso, por no hacer. 

Mi pregunta es: ¿hubieran apartado a la Junta Personal Docente si el presidente hubiera sido Arostegui? No.

¿A quien le ha interesado realmente demostrar esto? ¿Es la primera concentración que se va con distintas pancartas, pero con un mismo objetivo? ¿Lo que importa no es el fin? 

Creo que todas estas preguntas deben de responderla quienes han querido jugar en solitario desde un punto de vista completamente partidista.  

Por cierto, dos cosas importantes, faltaba la verdadera protagonista, faltaba la comunidad educativa. Y que se vayan acostumbrando a que las mujeres lideren las distintas manifestaciones, desde una perspectiva de género. Yo sé que esto incomoda, pero es lo que tiene la transversalidad. 

 

 

Comentarios