Opinión

Una lección magistral

Esta semana, y una vez visto un vídeo de una lección magistral sobre gramática, no me ha quedado otra que realizar una transcripción del mencionado vídeo recibido vía whatsapp y he decidido que el artículo de esta semana es para hacer un pequeño homenaje a nuestra gramática.

Ojo y repito, es una transcripción y no un plagio, y por su interés desde mi perspectiva, es lo que me ha llevado a ello.

“Todo esto que recojo a continuación se ha extendido de moda entre nuestros políticos de nuevo cuño y ese ataque de feminismo que nos está creando simplemente un concepto de interpretaciones erróneas y que esos comentados políticos, se suben a cualquier carro que crean que pueda significar l atracción de votos futuros.

Les leo esto, es muy corto: La abogado o la abogada, la arquitecto o la arquitecta. Cómo y porqué se debe decir La señora Presidente, no Presidenta. En español el plural es masculino e implica e implica ambos géneros gramaticales, así que al dirigirse al público no es necesario ni correcto decir: mejicanos y mejicanas; chiquillos y chiquillas; niños y niñas; hermanos y hermanas. Hoy en día otros ignorantes políticos y comunicadores continúan con el error, decir ambos géneros es correcto sólo cuando el masculino y el femenino son palabras diferentes, por ejemplo, hombres y mujeres; toros y vacas; damas y caballeros, etc.

Ahora viene lo bueno, detallito lingüístico, Presidente o Presidenta, aprendamos bien el español de una vez por todas, en español existen los principios activos como derivados verbales, como por ejemplo, el participio activo del verbo atacar es, atacante, el de sufrir; sufriente, el de existir; existente, el de cantar; cantante, el de existir; existente. ¿Cuál es el participio activo del verbo SER?,  el participio activo del verbo SER es ente, el que es excelente, tiene entidad, por esa razón cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se le agrega la terminación ENTE, por lo tanto, a la persona que preside se de le dice PresidENTE, no PresidENTA, independientemente de su género, por lo tanto se dice: Capilla artdiente, no capilla ardienta, se dice estudiante, no estudiante, se dice adolescente, no adolescente, se dice paciente, no pacienta, se dice comerciante, no comercianta.

La Señora Cristina Fernández de Kisner (la que era presidente de Argentina), aquí no  solo se hace un mal uso del lenguaje por motivos ideológicos, sino por ignorancia de la gramática de la lengua española, y ahora en Venezuela con el socialismo también el presidente que tienen hace uso de estas barbaridades. Un mal ejemplo sería esta frase, la pacienta, era una estudianta adolescenta, sufrienta, representanta e integrante, independienta de las cantatas y también atacanta y la velaron en la capilla ardienta ahí existenta. ¿Qué mal suena ahora, no?, es siempre bueno aprender de qué y cómo estamos hablando, caso contrario en Chile donde lo aplican bien…. La señora Michelle Bachelet, era la Presidente. Por eso cuando hablamos de: niños y niñas, hermanos y hermanas, señoras y señores y para no excluir a nadie, el discurso se vuelve tan cachón que no termina en otro planeta y desconcertado completamente. Es una invitación un poco a la gramática”. (sic).

Tras este análisis de la gramática española, vamos a irnos al argot del futbol, guardameta, es tan válido con el masculino que con el femenino, bien hasta ahí, vamos al puesto de lateral derecho, que decimos la laterala derecha o la lateral derecho?, el o la central?  o,  la centrala y no ahondo más pero en un equipo de futbol, es cuando la extrema derecha y la extrema izquierda luchan por un objetivo común que bonito, que bonito sería si fuera aplicada en política, jjjj

Es indiscutible la discriminación, no sólo de género, existente en la lengua española, pero también lo es que en el intento por erradicarla varios de estos grupos e individuos recurren a prácticas muchas veces extremas y a veces hasta grotescas, como es el uso del @ o la x, para representar la grafía a/o, en sus publicaciones. Estrategia que no sólo impide al receptor (lector) decodificar claramente el mensaje, sino que además, de manera contraproducente, hace de la lectura una tarea pesada.

En otros casos han sido algunas lideresas de opinión las encargadas de intentar darle una reorientación a la lengua española, utilizando en sus discursos palabras como “miembra” e “integranta”, términos no reconocidos por la Real Academia Española (RAE). Sus intenciones, más parecidas a meros actos de provocación, son fomentar su uso para que en el futuro sean integradas al Diccionario de la RAE (DRAE), como ocurrió con “individua” y “humana”, palabras de las que por cierto su uso no ha prosperado ni siquiera entre las escritoras.

Reflexión. Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté moda. (Jean de la Fontaine)

Comentarios