Miércoles. 13.12.2017 |
El Tiempo
Opinión
Sebas Fernández
19:18
01/12/16

Yo sí quiero cámaras

Durante “diez cortos años”, estuve adscrito al área de comunicación de la Ciudad Autónoma de Ceuta, y por ello a merced de las cámaras.  Sin embargo, escasas fueron las ocasiones en las que se pudieron ver algunas imágenes de mi persona, y claro está, siempre trabajando.  A los “barridos” (en lenguaje de técnica audiovisual se conoce como el movimiento mediante el que el haz de electrones de la pantalla del televisor traza la imagen línea por línea) que alguna que otra vez eran efectuados por los compañeros de los medios audio-televisivos de la ciudad, tanto a nivel local como nacional a veces, procuré siempre estar al margen de los mismos (otras veces, las menos, no pude evitarlo).

Yo sí quiero cámaras

Durante “diez cortos años”, estuve adscrito al área de comunicación de la Ciudad Autónoma de Ceuta, y por ello a merced de las cámaras.  Sin embargo, escasas fueron las ocasiones en las que se pudieron ver algunas imágenes de mi persona, y claro está, siempre trabajando.  A los “barridos” (en lenguaje de técnica audiovisual se conoce como el movimiento mediante el que el haz de electrones de la pantalla del televisor traza la imagen línea por línea) que alguna que otra vez eran efectuados por los compañeros de los medios audio-televisivos de la ciudad, tanto a nivel local como nacional a veces, procuré siempre estar al margen de los mismos (otras veces, las menos, no pude evitarlo).

Desde mi área, atendí a grandes personajes de la vida pública, empresarial, artística… verdaderos profesionales auténticos de la canción y el espectáculo, sin embargo, ahí estuve siempre detrás.  Como se conoce en el argot comunicativo, escasas veces “chupé cámara.”

Pero este artículo, no va a versar sobre las cámaras de televisión, sino de las cámaras de vigilancia.  De ahí mi sentimiento: “¡Yo, si quiero cámaras!”. Cual documentalista rebusco en la hemeroteca estos cortes de prensa “Los Gobiernos de Ceuta y Melilla, tienen previsto poner en marcha sendos sistemas de videovigilancia con decena de cámaras de seguridad en sus calles. Un modelo aplicado en Nueva York y otras ciudades europeas e implantadas desde hace años en ciudades de cómo Madrid, Valencia, Barcelona, Málaga o Ibiza entre otras”.

Se creó el Centro Integral de Comunicación de Ceuta (Cecoce) y que controlaría más de un centenar de cámaras de videovigilancia, y según explicaba Miguel Barbancho en aquel entonces jefe del Centro de Proceso de Datos el servicio permitiría: “controlar el tráfico, incendios, mejorar las zonas donde se registran actos delictivos con frecuencia, etc.”. El control de las mismas se llevaría en salas habilitadas en el edificio polifuncional. En ellas, agentes de la Policía Local, del Cuerpo de Bomberos y “operadores blancos”, sin capacidad de decisión sobre el uso de las cámaras, se encargarán de seguir las imágenes que capten durante las 24 horas del día, a través de 30 monitores (sic).

¡Hala! “Con la iglesia hemos topado querido amigo Sancho”( tópico literario del pasaje de “Don Quijote de la Mancha” muy en boga este año de conmemoraciones cervantinas) bueno casi. A partir de estos datos “estalla la guerra”, y enarbola la bandera Toñi Palomo con frases (maldita hemeroteca) que pasan a la posteridad: “Esto va a parecer Cuba, y no creemos que sea necesario”, asintió la presentadora. Además expuso lo siguiente: “no se puede tener una cámara en cada esquina de la ciudad.” Desde el punto de vista del que suscribe ¡Ojalá se pudiera realizar ese control! ,yo no tengo miedo a que me vean pasear, ir en coche o en moto ¿o no? Claro que no hay una sin dos y se suma la UDCE, que también apostilla su preocupación y solicita en aquel entonces a la junta de portavoces, que dicho proyecto se paralice. Todo esto a pesar de habérseles informado que las susodichas siempre estarían bajo un único operador autorizado, y claro está “de acuerdo con las leyes que regulan el derecho a la intimidad de las personas” ¡Ea!

Ya en enero de 2013, en reuniones de Vivas y Paco Antonio, se acordó una hoja de ruta para retomar el asunto en la que expresaban de manera bilateral: “analizar la viabilidad técnica jurídica y económica” es decir, crear una red de vigilancia a distancia.

¿Y ahora qué? El Sr. Secretario general del PSOE de nuestra ciudad a través de su Grupo Parlamentario, tiene el propósito de abrir una reflexión sobre los mecanismos que velan por la protección de los ciudadanos y ciudadanas y por ello, interpelará al Gobierno Local en el próximo Pleno de Control sobre el número de cámaras de vigilancias dependientes de la Ciudad autónoma y organismos autónomas hay instaladas en los espacios públicos de Ceuta. Pero nos preguntamos: ¿Cuántas de ellas funcionan? ¿Desde cuándo no funcionan y por qué motivos se encuentran en ese estado?

Sr. Hernández, creo que su equipo de asesoramiento para asistencias a Plenos y otras “lindeces”, le debería de informar sobre la existencia de estos asuntos y si no es mucho el trabajo.  Pues a visitar a la Biblioteca Pública (que por cierto siempre serán bien atendidos) y documentarse de estos asuntos sería muy apropiado.

En estos tiempos nos preocupa de sobremanera la seguridad ciudadana, y como bien se recoge en la editorial del digital “Ceutaactualidad”, y que entre otras cosas expone: “La inseguridad es, en ocasiones, una percepción subjetiva”. A partir de estos momentos y desde este apartado, artículo o como lo quieran llamar… yo si hago un “llamamiento” para que el asunto de las cámaras se vuelva a retomar poner en marcha para que ganemos en seguridad vecinal y ciudadana, en ordenación de tráfico y en definitiva para como se suele decir “pa lo quencarte”.

Yo, si quiero cámaras. SIN  ACRITUD

Reflexión: Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente. (Groucho Marx).

Yo sí quiero cámaras
Comentarios