Opinión

En Venezuela, ya no cuela

Que Maduro es un tirano, a nadie se le escapa si tiene juicio sano./ Que Trump esté preocupado por Venezuela y su democracia es pura falacia.

Que Maduro es un tirano, a nadie se le escapa si tiene juicio sano.

Que Trump esté preocupado por Venezuela y su democracia es pura falacia.

Guaidó se autoproclama presidente en virtud de su constitución pues no reconoce a Maduro ni su elección.

El presidente de la Asamblea Nacional ostenta el poder legislativo y el de la República Bolivariana, el ejecutivo.

No son elecciones limpias las que se ganan censurando la participación de la oposición,
no obstante pienso que  cada país debe recorrer sin injerencia su propia transición.

Máxime cuando no nos  es ajeno  quien enarbolando la bandera de la paz creó una división mundial  llamada eje del bien y eje del mal.

Si se invadió Irak porque tenía armas de destrucción masiva,
al final se demostró que era mentira.

Si a por Libia se fue para democratizarla, el tiempo nos muestra cómo han logrado aún más después de Gadafi, radicalizarla y aniquilarla.

Si en Siria la preocupación era el ISIS, se demostró que USA lo  financiaba sin alegar  ninguna crisis.

Por todo ello, no me creo este nuevo orden mundial donde nos embaucan para creer que la paz y democracia es lo que quieren pretender.

Nadie rescata de dictaduras a países cuya economía no da riqueza.
¡Vaya vileza¡

Al final se posan las manos en aquellos cuyos recursos, no sólo son humanos.

La hipocresía gubernamental nos lleva a analizar que si este nuevo orden mundial quiere el planeta democratizar que ponga su objetivo en todos aquellos países donde los derechos humanos son atropellados y no aleatoriamente cuando  algún tirano se escapa sin avisar,  de según qué  manos.

¡Ay Pedro¡
¿Y tú que vela tienes en este entierro poniendo ultimátums?

Las formas empleadas, a mi juicio, no son acertadas.
Si España es considerada como nación, a un proceso por lazos culturales  abanderar, estas maneras no son las mejores a emplear.
Si una parte  te lo agradeciera, la otra igual  viera alguna  leyenda que quisiera reavivar; y con la excusa de volver  a izar el mensaje colonialista, alguno te pasaría revista y  ello es  de no ser a mi juicio un buen estadista. 

No, en Venezuela ya no me cuela el pensar en la bondad  estatal mundial, es más; me provoca pesar que una vez invadida, se cree una guerra fratricida.

Las  prisas en  cuestiones  diplomáticas, al final muestran la realidad pragmática y es que los intereses comerciales son los que prevalecen entre otros muchos tales. 

Después a los muertos inocentes se les llaman daños colaterales.

Yo apoyo un cambio de gobierno y que se proclamen elecciones presidenciales en Venezuela, pero disculpen que les diga que no creo que  ni  Trump ni Europa,  sean de este barco. ¡La popa¡ 

Comentarios