Opinión

Ramón Pouso, mi padre

Era  obligado, pues nunca el verdadero amor debe ser olvidado ni obviado.Cuando la ausencia pellizca el alma, ella  marca los compases del corazón, y no habla la razón así que permítanme que me desborde la pasión.

Era  obligado, pues nunca el verdadero amor debe ser olvidado ni obviado.
Cuando la ausencia pellizca el alma, ella  marca los compases del corazón, y no habla la razón así que permítanme que me desborde la pasión.
Te adelantaste a tu tiempo, viviste en etapa que no se correspondía a  lo que almacenaba tu  pensamiento, pues tus ideas no tenían en ese momento cabida , tenías forma de vivir alternativa y no se entendía; y de ahí tu leyenda: Ramón el espía. 
Periodista exiliado, por haber tu pluma afilado en  pro de maestros y militares, y eso con el franquismo no  eran temas neutrales. 
Te acogió el país vecino, y el  Tánger internacional , y ahí creciste en tu trayectoria profesional, pues te rodeaste de lo más granado en lo intelectual
También fue en lo personal, pues conociste a mi madre, la mujer que a lo largo de tu vida te iba a acompañar. 
Te cansaste, te  entregaste, y hasta para ello innovaste, quisiste dejar de huir y cumplir, y para ello no cruzaste la frontera sino que viniste  a Ceuta, en patera .  
Consejo de Guerra te hicieron y la cárcel fue por un tiempo tu hogar , para ti sorprendentemente placentero, pues comentabas que no hay mejor tranquilidad que despertarse sabiendo dónde uno está sin necesidad de tener que  escapar. 
Bohemio, vanguardista, creador , innovador, y ¡¡ay¡¡ pésimo gestor. 
Nunca fueron importantes para tí las cuentas y de ahí la gran generosidad del que no le da valor ni rienda suelta  a lo que a la mayoría de mortales nos lleva a la mezquindad, el capital. 
Entendías la política local basada en buenas relaciones de vecindad, en a las comunidades integrar, en no la espalda dar , en tender lazos con Marruecos comerciales, pues  ya apreciabas lo que para Ceuta eran sus verdaderas señales,  en las listas políticas  a todos aunar, en definitiva precursor en aquella época de  lo llamado ahora la inter y multiculturalidad .
Eso lo decías 40 años atrás y creaste  "Extra Ceuta", tu revista para ello plasmar siendo para algunos, un peligro para la ciudad 
Y así crecí yo, observando  a mi figura paternal, con el asombro que da el no ser corriente, el ser un  provocador constante de su propia mente
Instalado en un Hacho cuya fortaleza aún me enseña a desandar el camino y volver a pisar las huellas del que marcó mi camino y me tatuó a fuego el valor de la valentía sin importar que el viento soplara de  poniente o levante,  sin importar el tamaño del gigante. 
¡Qué daría yo por un instante , por volver a verte reinvertarte¡  
¡Qué daría yo, por volver a abrazarte¡
No obstante hallo el consuelo en mi duelo al recordarte , pues tal tarea implica nunca olvidarte .
Aún busco en estrellas el destello que más brille, para que cuando me pierda, me ilumines.
Y aquí, desde la colina voy recordando a un loco más raro que un perro verde con ratones coloraos, cuando aún tu transistor me  da la complacencia de saber que me  dejaste la mejor herencia,  honrar tu  memoria: ¡Mi ascendencia!

Comentarios