jueces

Ni jueces ni fiscales

Ni jueces, ni fiscales. Aquí se hace lo que quiere él, que para eso el que manda es el otro. “Chico pero matón”, como dice el refrán.