¿Cómo afecta el comercio electrónico al sector minorista español?

 ¿Cómo afecta el comercio electrónico al sector minorista español?
photo_camera ¿Cómo afecta el comercio electrónico al sector minorista español?

No solo en España, sino en todo el mundo, el comercio electrónico actualmente es uno de los que más actividad presenta, por lo que es, de lejos, una de las grandes opciones de futuro. 

Y tiene sentido, ya que, a medida que la tecnología se perfecciona, los hábitos de los consumidores cambian, adaptándose a las nuevas comodidades que esta va permitiendo. ¿Pero cómo está afectando el comercio electrónico a la industria minorista en España?

La industria de los casinos, una de las más beneficiadas

Cuando hablamos de comercio electrónico y minoristas, no podemos olvidarnos de la industria de los juegos de azar en línea, que, sin estar compuesta por plataforma e-Commerce al uso, es parte importante de la revolución que nos ocupa. Y es que la tecnología ha roto una barrera importante:

  • La accesibilidad a estas propuestas de negocio es ahora total gracias a internet. Ya no hay limitaciones ni geográficas ni temporales.
  • Al contrario que los casinos tradicionales, las opciones online casinos Neteller para nuevos jugadores, así como otros muchos métodos de pago exclusivos de internet.
  • Abanico de juegos mucho mayor al que se encuentra uno en locales físicos, donde la oferta está limitada por cuestiones físicas.
  • Mejores premios debido a que el operador no tiene que invertir tanto en mantenimiento ni personal. Esto favorece al usuario.

Estos factores, entre otros, como la buena regulación actual en la mayoría de países, explican el crecimiento exponencial de los casinos en línea. Pero esta es solo la punta del iceberg, ya que hay mucho más cuando se trata de minoristas y mundo online.

Datos del comercio electrónico vinculado al comercio tradicional

Para entender cómo ha afectado el comercio electrónico al comercio tradicional, una buena idea es consultar estudios y datos de los que disponemos.

  • En 2015, los datos globales señalaban que apenas un 7.4 % de la participación e-Commerce se producía dentro del comercio minorista.
  • En 2016 y 2017 se empezó a ver un crecimiento constante, pasando primero al 8.6 % y, posteriormente, al 10.2 %.
  • Los datos 2020 y 2021 muestra la confirmación de la tendencia, con el comercio electrónico ocupando en torno a un 20 % del comercio minorista.

Estamos hablando de un aumento del 10 % en apenas una década. Y todo apunta a que la cifra no se detendrá ahí. Con las facilidades que ofrece la red de redes, si los comercios minoristas no se adaptan a esta realidad, no solo no podrán expandir sus negocios, sino que presentarán enormes dificultades a medio-largo plazo para su supervivencia.

Factores que explican el auge del comercio electrónico y la caída del uso de vías tradicionales

Para entender por qué es tan importante para la supervivencia del comercio minorista el uso de internet, es conveniente también analizar los diversos factores que han hecho que internet se haya convertido en una herramienta central en nuestro día a día, dominando desde nuestras relaciones personales hasta profesionales.

  1. Internet no está en la misma situación que hace 20 años, por ejemplo. El acceso a la red de redes, en datos reciente de 2018, señala que las conexiones móviles superan el 90 %.
  2. En España, los datos indicaban que en 2021 el 96 % de los hogares tenían conexión a internet. Esto da acceso a prácticamente todo el país a productos de todo tipo al alcance de unos pocos clics.
  3. La popularidad de los dispositivos móviles con internet también explica el crecimiento del comercio electrónico. Poder comprar unos pantalones o un vestido mientras vas en autobús potencia enormemente el consumo, sobre todo entre los más jóvenes.

Además, la publicidad casi subliminal que permite el universo online no se puede encontrar en espacios físicos tradicionales. Hablamos de anuncios totalmente personalizados con base en el uso que cada persona hace de los buscadores o su navegación. De esta forma, si estás, por ejemplo, interesado en unas zapatillas, los famosos banners o ads te ofrecerán tales productos. Esta es una herramienta de mercadotecnia de una eficacia superior a cualquier otra herramienta precedente.

Seguridad y comodidad, dos pilares que atraen enormemente

Hasta hace unos años, mucha gente era reticente a gastar en línea por miedo a lo que podía suponer introducir datos financieros o personales en una página web. En gran medida, y gracias a gigantes como Amazon, entre otros, este miedo se ha superado. Las páginas de comercio electrónico son cada vez más sólidas en temas de privacidad y protección de sus usuarios. Cada vez más familiarizados con lo virtual, los clientes han perdido el miedo, lo que ha disparado considerablemente las compras online.

A esto se le suma otro aspecto vital: la comodidad. Ahora que ya no hay tanto pavor a las compras en línea, este último factor las impulsa. Vivimos en un Occidente con un ritmo de vida frenético que no nos deja tiempo para casi nada. La posibilidad de hasta poder hacer la compra diaria virtualmente es un plus al que cuesta renunciar. Por eso, las empresas minoristas deben adaptar su organigrama al mundo en línea, con sitios web y capacidad logística para proponer otro tipo de relación con el cliente.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad