Deportes

Asián dice que el Sanluqueño “parece legitimar” la violencia

photo_camera José Antonio Asián, entrenador de la AD Ceuta./A.S.

El técnico del club caballa se reserva su derecho a emprender acciones legales 

El entrenador de la AD Ceuta, José Antonio Asián Cardo, ha difundido una nota en la que valora el hecho de que el Club Atlético Sanluqueño “parece legitimar las acciones violentas que los aficionados perpetraron el pasado domingo en el estadio El Palmar”.

El club verdiblanco CF había condenado cualquier hecho violento y expresó su deseo es que sean esclarecidos los hechos concernientes a la "supuesta agresión sufrida por D. José Antonio Asían considerándolos como inexactos y que faltan a la verdad en cuanto a como se ha tratado en distintos medios".

El Atlético Sanluqueño comunicó que rechaza por completo el comunicado emitido por A.D. Ceuta FC, sobre el que manifiesta que "no se ajusta a derecho ni se fundamenta sobre la veracidad de lo ocurrido el pasado domingo en el Estadio El Palmar, en todo cuanto han publicado en el mismo".

José Antonio Asián entiende que “en los tiempos actuales es deber de los profesionales extremar las precauciones para evitar cualquier manifestación violenta en un recinto deportivo”.

El técnico del conjunto caballa indica que espera una pública rectificación por parte del Club Atlético Sanluqueño “en aras de dar definitivo carpetazo a este desagradable asunto”.

José Antonio Asián señala que “son rotundamente falsas las afirmaciones que se hacen por parte del Club Atlético Sanluqueño” sobre que subió a la grada para agredir a aficionados locales.

“Es difícilmente creíble que ante la presencia de más de un centenar de aficionados del equipo local me atreva a subir a la grada para agredir a los mismos”, explica. El entrenador se reafirma en su versión inicial y señala que “ante las manifestaciones realizadas por el club local de que varios testigos y agentes del orden habrían dado fe de que subí a la grada a aficionados locales”, se formula varias preguntas: “¿Por qué ninguno de ellos ha denunciado los hechos? ¿Dónde está el atestado policial que recoge los mismos? ¿Por qué los agentes del orden no intervienen para evitar la riña tumultuaria?”. En torno a estas últimas preguntas señala que solicita al Sanluqueño la aportación de las pertinentes pruebas.

José Antonio Asián recuerda, por otra parte, un dato: “la víctima de todo lo ocurrido he sido yo”. Y describe el parte de lesiones: “edema y dolor nasal con epistaxis –así se llama a cualquier hemorragia con origen en las fosas nasales-. Dolor cervical. Radiografías cervicales, cráneo y huesos propios. Fisura de huesos propios. Rectificación cervical. Collarín cervical y férula nasal”. Según explica, el informe “no deja lugar a dudas sobre la seriedad de las lesiones recibidas por mí en los incidentes”.

El entrenador se reserva, no obstante, el derecho de interponer “cuantas acciones judiciales” le correspondan en amparo de sus legítimos intereses. Admite que en un primer momento estuvo reflexionando sobre la presentación de una denuncia, pero “visto el desarrollo posterior de los acontecimientos y el insidioso comunicado que ha publicado el Club Atlético Sanluqueño en el que me hace responsable de todos los hechos” y en el que se le califica “como agresor”, decide advertir que actuará en consecuencia.

José Antonio Asián señala que su trayectoria en el fútbol es “larga y prolífica”. Recuerda que “son más de cuarenta años como jugador y entrenador. Todo este tiempo he estado dedicado a la defensa de la nobleza y la pureza de este deporte”, añade.

El entrenador ha estado en muchos clubes en los que ha militado y con los que mantiene buena relación. “No puedo permitir –señala- que se ponga en duda mi honorabilidad y mi profesionalidad con la difusión de falsos hechos que ponen en tela de juicio mi conducta deportiva”. De hecho, pone de relieve que con el propio Club Atlético Sanluqueño ha mantenido siempre “una gran relación, pues en su seno hay varios componentes” con los que ha trabajado anteriormente. Subraya que no puede entender este “ataque” contra su persona por parte del club. 

Comentarios