Frontera

Caballas cree que vincular la defensa de la españolidad de Ceuta a la excepción a Schengen es una “falacia”

Mohamed Alí, durante una sesión del pleno de la Asamblea (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Mohamed Alí, durante una sesión del pleno de la Asamblea (C.A./ARCHIVO)

En una extensa declaración, la coalición considera que quienes propugnan eliminar la excepción al Tratado de Schengen solo persiguen impedir la entrada a Ceuta de los marroquíes que vienen a comprar y trabajar a la ciudad.

“Vincular la defensa de la españolidad de Ceuta a la supresión de la excepción al Tratado de Schengen es una absoluta falacia”. Esta es una de las observaciones que Caballas incluye en un extenso comunicado donde valora la posibilidad, planteada por el Gobierno central, de suprimir la exención de visado para entrar en Ceuta y Melilla de la que actualmente disfrutan los marroquíes residentes en las provincias limítrofes con las dos ciudades autónomas.

La coalición reclama someter la eliminación de la excepción a Schengen a una “reflexión serena y rigurosa”, desvinculada de los sucesos de mayo.

Caballas considera una “trampa dialéctica” identificar la eliminación de la exención de visado a los marroquíes con una actitud a favor de la defensa de la españolidad de la ciudad.

“Esta identificación es una trampa dialéctica para ganar adeptos tocando la fibra sensible de los ceutíes, ya que todos nos sentimos plena y profundamente comprometidos en la defensa de nuestra españolidad –argumenta la coalición-. Con o sin controles especiales, Ceuta es España”.

Los dirigentes de la coalición recuerdan que Ceuta ya forma parte del espacio Schengen, independientemente de los controles especiales que se apliquen a los residentes en la provincia de Tetuán.

La formación localista también niega el argumento según el cual la eliminación de la excepción a Schengen mejora el anclaje jurídico de Ceuta en la Unión Europea. “Es sencillamente falso: la medida que efectivamente cambiaría el anclaje  jurídico sería la integración en la Unión Aduanera (de esta sí estamos efectivamente excluidos)”, sostiene la coalición.

Caballas también rechaza que la suspensión de la exención de visado de la que disfrutan los marroquíes sea una forma de luchar contra la inmigración y mantiene que el control de las fronteras no guarda ninguna relación con el tipo de documentación que se exija a las personas en tránsito.

 

Asfixia económica

A juicio de Caballas, el propósito que se persigue con la supresión de los controles especiales es impedir el acceso a Ceuta de los marroquíes de la provincia de Tetuán que llegan a la ciudad para comprar o trabajar. Según la coalición, una medida de este carácter supondría asfixiar a Ceuta pues supondría el cierre económico de la frontera.

Continuando con este argumento, los localistas entienden que impedir el paso  a los residentes en la provincia de Tetuá supondría un “drástico recorte” de la actividad económica de la ciudad que podría estimarse en un 25%. “¿Hay alguna alternativa seria para mitigar las consecuencias de este descalabro? No podemos condenar a miles de ceutíes al paro perpetuo”, advierte la coalición.

Caballas considera que esta situación abocaría a la ciudad a seguir cultivando un modelo económico dependiente de las transferencias del Estado.

“Ceuta debe aspirar a ser una ciudad abierta, moderna, dinámica y pujante, capaz de generar riqueza y empleo”, reclaman los localistas, quienes demandan un plan de reactivación económica que considere como una de sus “piezas esenciales” el fomento del tráfico fluido y seguro de personas y mercancías por la frontera. Caballas insiste en la necesidad de formalizar un tratado de buena vecindad con el país vecino.

Comentarios