Frontera

La delegada de Melilla deja en manos de la “reflexión" seguir con la exigencia de visados en la frontera

paso frontera
photo_camera Paso fronterizo a los pocos días de su apertura (CEDIDA)
Los socialistas de ambas ciudades han huido de posicionarse respecto a la supresión de la excepción Schengen y la Unión Aduanera. 

Ni el Gobierno central, ni sus delegaciones en Ceuta y Melilla han adelantando qué mecanismos se implementarán en la frontera a partir del 15 de junio cuando finalice la vigente fase gradual que, entre otras, no aplica la excepcionalidad al acervo Schengen contempladas para sendas ciudades desde hace casi tres décadas. Es decir, todos los ciudadanos no comunitarios precisan de un visado para poder transitar entre España y Marruecos.

En plena cuenta atrás, las administraciones se mantienen en la política del silencio a la que se acogieron a inicios de mayo, avivando la incertidumbre y las dudas entre la población. Tampoco ha contribuido a despejar las dudas la delegada del Gobierno de Melilla, Sabrina Moh, que se encuentra girando visita a sus compañeros del PSOE de Ceuta en calidad de secretaria de organización. La titular de la Delegación de Melilla ha evitado posicionarse sobre si se continuará con el escenario actual o se volverá a aplicar la excepción, y ha dejado la cuestión pendiente de “reflexión”.

“Todo este debate requiere de un análisis más profundo desde el punto de vista de ambas ciudades, para después poner en común todas las cuestiones”, ha dicho Moh, para quien no ha transcurrido el margen necesario que lleve a sacar conclusiones.

No obstante, la delegada de Melilla sí ha puesto de manifiesto que “la frontera está funcionando correctamente”, sin incidentes, y con una afluencia más fácil de controlar. “Al reducir los tránsitos, el control es más sencillo, y el Gobierno está apostando por una implementación en los sistemas de control fronterizo, que culminarán con la frontera inteligente y redundarán en beneficio de toso los ciudadanos de Ceuta y Melilla”.

Sin respuestas concretas también se han mostrado los secretarios generales de las dos ciudades, Gloria Rojas y Juan Gutiérrez, cuando se les ha interpelado tanto por la cuestión de Schengen como por las dos restantes- Unión Aduanera y región ultraperiférica- que el informe ‘+España, +Europa’ plantea para Ceuta y Melilla como medidas para operar cambios en el modelo actual.

Gutiérrez ha evitado pronunciarse al respecto fiando su postura a la esgrimida por su colega de Melilla, que ha optado por tildar el informe de “demasiado serio e importante”, y relegar un posicionamiento “conjunto” a una reflexión y análisis futuros. No obstante, Rojas sí se ha asentado en el perfil que la semana pasada adoptó el presidente de la ciudad hermana, Eduardo de Castro, al desmarcarse de Ceuta, y no valorar como positivas algunas cuestiones como, por ejemplo, lo concerniente a Schengen.

En este sentido, la vicepresidenta del Gobierno de Melilla, sin profundizar en la cuestión, ha incidido en las especificidades que caracterizan a las dos ciudades y que son divergentes como clave para abordar en común. El planteamiento de los socialistas pasa por “sentarse, leerlo y debatirlo en profundidad”, y trasladarle las conclusiones al Gobierno de Sánchez. Un ejercicio que, de momento, no se ha hecho, ni se ha deslizado un emplazamiento próximo para abordarlo.

Comentarios