Frontera

mañana conflictiva al otro lado de la frontera

Marruecos cierra El Tarajal II obligado por las avalanchas mientras las colas continúan

Un policía local vigila la cola a la altura de La Almadraba/ J. CHELLARAM
photo_cameraUn policía local vigila la cola a la altura de La Almadraba/ J. CHELLARAM

Tres avalanchas sucesivas han llevado a las autoridades marroquíes a clausurar este miércoles el paso del Tarajal dos apenas hora y media después de que la Delegación del Gobierno reabriera el paso tras seis días de cierre. 

zCola de vehículos para entrar en Ceuta, hoy/ FACEBOOK/CÓMO ESTÁ LA COLA

Tres avalanchas sucesivas han obligado esta mañana a las autoridades marroquíes a cerrar el paso peatonal de El Tarajal II. El acceso permanecía cerrado desde el pasado jueves.

El paso reabría a las 7.30 horas con normalidad en el lado español. Apenas hora y media después, los marroquíes comunicaban su decisión de cerrar el acceso ante el riesgo de que la concentración de transeúntes derivara en un problema de orden pública. Para entonces, 700 personas ya habían accedido a los polígonos comerciales.

A algunos metros de allí, en el paso de El Tarajal I, el trabajo no era más liviano para los agentes de seguridad marroquíes. En torno a 20.000 personas aguardaban para pasar a pie hacia Ceuta. Las personas atrapadas en la multitud hubieron de esperar hasta tres horas para acceder a la ciudad. La tensión ha sido tal que un grupo de unas 500 personas organizaba una sentada para expresar su malestar.

Mientras, los agentes españoles velaban por el cumplimiento de las medidas restrictivas impuestas por la Delegación del Gobierno para el paso de los vehículos que trasiegan mercancía a diario entre ambos lados de la frontera. Al igual que la pasada semana, las autoridades españolas han impedido la entrada de los “coches-patera” desde las once de la mañana.

Las colas de vehículos en el lado marroquí alcanzaban varios kilómetros.

El tráfico en la 352 ha transcurrido, en lo esencial, del mismo modo que lo ha venido haciendo en los últimos días. Las colas hasta Miramar Bajo se mantenían a las cinco de la tarde mientras los agentes de la Guardia Civil y la Policía Local continuaban trabajando conjuntamente para regular el tráfico y segregar los coches pateras con el propósito de descongestionar la carretera.

La Delegación del Gobierno y la Ciudad confían en que Marruecos logre canalizar de una manera más ágil que en los últimos días la entrada en su territorio de los coches que a lo largo del día van acumulándose en la nacional 352.

Comentarios