cobraban a sus víctimas 2.000 euros por pase

Tres argelinos que trabajaban a las órdenes de un español, ahora fugado, detenidos por tráfico de personas

La Policía Nacional ha identificado al jefe del grupo, un ciudadano español, que permanece fugado en Marruecos. Los detenidos cobraban a los migrantes 2.000 euros por pase. 

concentración argelinos
photo_camera Concentración de argelnos en la Plaza de los Reyes (C.A./ARCHIVO)

La Policía Nacional ha detenido a tres argelinos como integrantes de un grupo dedicado a transportar clandestinamente a migrantes a bordo de embarcaciones rápidas con destino a las costas de Cádiz. El máximo responsable de la organización es un ciudadano español que se encuentra huido en Marruecos.

La operación se activó después de que agentes del cuerpo descubrieran a quince argelinos merodeando por la zona del Puente del Cristo. Aunque en un primer momento los migrantes explicaron que se habían reunido para pescar, en realidad aguardaban la llegada de la embarcación a bordo de la cual habían de cruzar el Estrecho. Todos ellos habían sido captados por otros compatriotas en la avenida Don Juan de Borbón. La cantidad pagada por ocupar una plaza en la embarcación ascendía a los 2.000 euros.

Cuando los migrantes reclamaron a sus pasadores el reembolso del dinero, éstos les explicaron que sus guías habían sido detenidos y las cantidades que habían aportado, requisadas por la Policía. Acto seguido, los traficantes les propusieron pasarlos a la Península en una lancha cargada de hachís, no sin antes amenazarles de muerte para evitar que denunciasen.

Tras identificar a tres individuos como los presuntos traficantes, la Policía detenía a uno de ellos el pasado 22 de octubre en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Los otros dos individuos fueron puestos en busca y captura.

La búsqueda del resto de miembros del grupo se antojó complicada. Los dos argelinos que ya habían sido identificados manejaban grandes cantidades de dinero, lo que les permitía pernoctar en lugares distintos cada noche. Finalmente han sido detenidos en la barriada Juan Carlos I y han pasado hoy mismo a disposición judicial.

Todos los arrestados han sido acusados de la presunta comisión de los delitos de tráfico ilegal e inmigración clandestina.

El cuarto miembro del grupo y cabecilla, identificado como un español, permanece fugado.

 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad