Laboral

El secretario general de UGT, en Ceuta

Álvarez: “Nos gustaría un programa de gobierno que afronte las necesidades del país”

Alvarez-UGT
photo_camera Álvarez, a la derecha, en su comparecencia antes los medios de comunicación / CRISTIAN MARFIL

El secretario general de la UGT, Josep María Álvarez, se ha mostrado partidario de que España cuente con un gobierno progresista, aunque ha matizado que no es tan importante el "quién" como el "para qué". El líder de UGT visita Ceuta para asistir a la entrega de la Medalla de la Autonomía concedida por la Ciudad al sindicato.

Después de seis meses como máximo responsable del sindicato, Álvarez ha explicado en rueda de prensa que tenía una deuda con Ceuta, agradeciendo a los responsables locales de la central el respaldo a su candidatura, máxime cuando era “un congreso que presentó un resultado muy ajustado”.

Se ha mostrado partidario de un gobierno progresista para el país, por lo que no ha tenido problemas en reconocer que “no estoy nada triste” por la no investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. “La mayoría de los ciudadanos quiere cambios en profundidad”, ha dicho.

El máximo representante del sindicato ha criticado la política llevada a cabo por el Partido Popular en los cuatro últimos años, ya que se “han privado de muchos derechos” a los ciudadanos en parcelas como la Educación, la igualdad de oportunidades, de la salud y de los salarios. “No he oído ninguna palabra de que se piensen enmendar esas políticas”, asegura.

UGT aspira, según el secretario general, a que “haya un programa de gobierno que realmente afronte los problemas fundamentales de la ciudadanía, que ya no tienen espera”.

Entre los objetivos del sindicato está la derogación de la reforma laboral, la recuperación de la negociación colectiva y la reinstauración de los derechos laborales y civiles, ha asegurado.

Al respecto, Álvarez ha dicho que ha visto “vanagloriarse al presidente Rajoy porque en este país, en los últimos cuatro años, se habían producido pocas huelgas”, aunque matizó que al mandatario no se ha dado cuenta que “hoy en día ejercer el derecho a la huelga tiene riesgos”. “Tenemos sindicalistas condenados, en las puertas de los juzgados”, ha dicho.

El sindicalista ha reconocido que la composición del Parlamento es compleja “y no le toca al sindicato situar, con nombres y apellidos, quién tiene que dirigir el país”. Pese a ello, Álvarez ha agregado que existe una mayoría de diputados que en su momento dieron soporte “a las veinte propuestas que presentamos los sindicatos antes de las elecciones”. Propuestas, según ha asegurado, que “vamos a sacar de manera permanente a todos aquellos grupos políticos que de manera global no dieron garantías de que iban a apoyarlas”.

Usando la mayoría del voto de los ciudadanos, Álvarez entiende que es más fácil hablar del quién, refiriéndose a la composición del Gobierno “y en ese sentido animamos a que sea posible ese debate en relación a las propuestas y no a las personas”.

 

Organización más ágil

Refiriéndose a la renovación interna del sindicato, Álvarez ha dicho que hay muchas cuestiones que han sido ya abordadas y acabadas. “Hemos pasado de seis federaciones a tres”. También se están concluyendo los progresos congresuales en las comunidades autónomas “y con ello vamos a tener una organización mucho más ágil y más abierta a la participación”.

Otro de los apartados en los que está trabajando el sindicato es en el de la transparencia “y queremos que se conozcan todas las relaciones entre el sindicato y las administraciones”.

Tras su comparecencia ante los medios, Josep María Álvarez ha presidido una asamblea de afiliados.

El secretario general de UGT será recibido este viernes por la mañana por el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, con el que departirá después de firmar en el Libro de Honor. Ya por la tarde, Álvarez asistirá al acto de entrega de la Medalla de la Autonomía a su organización.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad