La investigación es fruto de la coordinación entre el cuerpo policial español y la Polizia di Stato italiana

La Guardia Civil libera en Baracaldo a doce mujeres víctimas de una red de trata

Laorganización criminal confinaba a sus víctimas en pisos ubicados en la localidad de Barakaldo y en  Roma (Italia)

La Guardia Civil custodia a uno de los detenidos en el marco de la Operación Trillón (G. CIVIL)
photo_camera La Guardia Civil custodia a uno de los detenidos en el marco de la Operación Trillón (G. CIVIL)

La Guardia Civil ha desmantelado una organización criminal que explotaba sexualmente a sus víctimas, a las que confinaba en pisos ubicados en la localidad vizcaína de Baracaldo y en Roma. La denominada “Operación Trillón” ha permitido la liberación de 12 mujeres y la detención de miembros de la red, a quienes se atribuye la presunta comisión de los delitos de trata de seres humanos, prostitución coactiva, inmigración ilegal y organización criminal. Los investigadores tienen previsto practicar nuevas detenciones.

El operativo para la liberación de las víctimas se ha desarrollado de forma coordinada entre Guardia Civil y la Squadra Mobile di Roma de Polizia di Stato. Los agentes han practicado seis entradas y registros simultáneos en domicilios ubicados en Roma y Baracaldo, localidad esta última donde la cúpula de la organización se encontraba afincada y desde donde dirigía las actividades de la misma.

z2Dos de las mujeres liberadas por la Guardia Civil (G..CIVIL)

Extremo sometimiento

La trama criminal desarticulada se servía de mujeres procedentes principalmente de Venezuela y Colombia. Una vez en el continente europeo, las mujeres eran distribuidas entre diferentes pisos situados en Baracaldo y Roma, donde eran explotadas sexualmente bajo el control de la organización.

Cada poco tiempo eran intercambiadas entre los diferentes pisos y ciudades con el propósito de provocar un desarraigo que permitía un mejor control sobre ellas y para "ofertarlas" como novedad con el fin de atraer un mayor número de clientes. Se han llegado a contabilizar más de 30 mujeres que han pasado por el control de esta organización en los últimos dos años.

Durante la investigación se ha constatado un confinamiento total de las víctimas en los pisos donde ejercían, con apenas tiempo para dormir y siempre bajo el dominio total de la organización, que se servía de individuos que se encargaban de su vigilancia y cámaras que emitían en directo instaladas en los pisos donde residían y eran explotadas sexualmente. Las mujeres también eran víctima de coacciones aprovechando su situación irregular en el país y amenazas, incluso con armas de fuego.

Además, las obligaban a realizar todo tipo de prácticas sexuales a demanda de los clientes, controlando tanto los tiempos de trabajo como su recaudación. Los proxenetas fomentaban que las mujeres consumieran drogas junto a los clientes con el propósito de prolongar el tiempo que éstos pasaban en su compañía.

Los detenidos, en su mayoría de origen sudamericano y asentados en la localidad de Baracaldo, se servían de varios vecinos vizcaínos de su confianza para realizar los transportes ya que eran conocedores de la zona.

La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción Nº4 de Baracaldo y en ella han participado agentes de la Guardia Civil de la Zona del País Vasco y de la Unidad Central Operativa (UCO)  apoyados por componentes del Grupo de Acción Rural de la Guardia Civil.

Más en Otras noticias