Política

Los socialistas, conscientes de la oportunidad que se les presenta

El PSOE busca un perfil técnico y conocedor de la realidad ceutí para ocupar la Delegación del Gobierno

Imagen de la fachada de la Delegación del Gobierno (C.A.)
photo_camera Imagen de la fachada de la Delegación del Gobierno (C.A.)

La salida del Gobierno del Partido Popular tras la moción de censura presentada por el PSOE y que ha propiciado que la Moncloa tenga a Pedro Sánchez como nuevo inquilino, tiene su incidencia en Ceuta. Los socialistas buscan a una persona conocedora de la situación actual de la realidad ceutí para ponerla al frente de la Delegación del Gobierno 

Ello va a conllevar muchos cambios en los estamentos que la Administración General del Estado tiene en la ciudad. El más importante, sin duda, es el relevo al frente de la Delegación del Gobierno. Nicolás Fernández Cucurull dejará paso a un nuevo político nombrado por la administración socialista.

Los responsables del PSOE ceutí mantienen un mutismo absoluto sobre la identidad de la persona que puede ocupar el cargo, lo que está dando pie a todo tipo de especulaciones y son muchos los nombres que aparecen en las quinielas. Pese a ello, los socialistas ceutíes sólo se limitan a decir que todavía ex pronto, ya que son muchos aún los nombramientos que se tienen que producir antes que el del delegado o delegada del Gobierno en Ceuta.

Pese a esa falta de información, entendible y razonable, lo que sí ha conocido Ceuta Actualidad es el perfil que se está buscando. Los socialistas tienen muy claro que debe ser una persona de Ceuta y con amplios conocimientos la realidad actual de la ciudad y de su sociedad. Es cierto que Ceuta no está en estos momentos para experimentos, algo que los del PSOE caballa tienen muy claro.

Los problemas derivados de la frontera, la situación del comercio y la alta tasa de desempleo, entre otros, provoca que el nuevo inquilino de la Plaza de los Reyes sea una persona sensible a esas realidades y que conozca, muy en profundidad, la idiosincrasia de esta metrópolis, en la que, aparte de convivir cuatro culturas, es frontera de España y de Europa con Marruecos, una carga que se ha tornado demasiado pesada.

A todo ello se une que el de delegado del Gobierno es un puesto, en estos momentos, transitorio, ya que queda menos de un año para las elecciones municipales y autonómicas y algo más para las generales.

Pero los socialistas, tanto en Ceuta como a nivel nacional, son conocedores de que tienen que dar un golpe de efecto y un cambio radical en todo lo relativo a los problemas de la frontera de El Tarajal. El aire fresco tiene que llegar casi de inmediato, puesto que de no ser así, el partido no obtendrá ningún rédito del cambio que se ha producido.

Ahora el panorama político es totalmente distinto, ya que los inquilinos de la Plaza de los Reyes y del Palacio de la Asamblea no obedecen a los mismos criterios y estrategias políticas como hasta ahora, sino que son de signos distintos, lo que va a propiciar que la contienda política quede servida para los próximos meses. Una oportunidad como la que se le ha presentado a los socialistas, con un PP en Ceuta agobiado por los asuntos económicos y judiciales, provoca que el esfuerzo a realizar sea aún mayor desde la Plaza de los Reyes.