Política

A propósito del pleno

El "show" de hoy en la Asamblea sonroja y enoja a la antigua clase política, indignada en redes sociales

0aa31b9e-9bac-4c8e-b76b-3187f23a3537
photo_camera Sergio Moreno, exdiputado de la Asamblea (C.A./ARCHIVO)
Antiguos miembros de la Asamblea lamentan el discurso y la actitud destructiva del portavoz de Vox. 

Sergio Moreno fue hace años diputado de la Asamblea por el PSOE y jefe del Gabinete Técnico de la Delegación del Gobierno. Es ciudadano y también perteneció a una clase política que un día como hoy está desolada después de ver como un recién llegado, sin experiencia alguna, con gran osadía y pocas luces, pisotea la solemnidad de la primera institución. 

Moreno, como muchos otros, está indignado y reacciona en su cuenta de Facebook ante el mayor espantajo que ha conocido el salón de plenos: las intervenciones de un chico sencillo y resentido que al parecer aún no sabe cómo se representa a los ciudadanos, a sus votantes y a todos en general. 

Sergio Moreno ha seguido el pleno y ha sentido la necesidad de publicar que es un defensor de la política con mayúsculas, de la acción política que sea necesaria y de la defensa del interés general. Justo son los valores que no tiene el portavoz de Vox, Carlos Verdejo. Y dice Moreno: "No voy a caer en la desazón de creer que todos los políticos son iguales. Me sigue gustando la política como instrumento para determinar el bienestar de los ciudadanos". 

Ha sido un pleno de cara y cruz y esta última ha sido “oír a un político denigrar y vejar a un contrario". Tiene razón Moreno cuando escribe "demasiado joven para tanto odio, demasiada palabrería para tanto desconocimiento de la historia de Ceuta", refiriéndose al denigrador. 

La cara es lo otro, lo contrario de lo que mueve en política al individuo. "La cara es el temple y ver la política como cohesión de puntos de encuentro", afirma Sergio Moreno, que algo de esto tiene que saber por su experiencia. 

Pero no sólo él ha sentido vergüenza del bochorno y del esperpéntico show de Verdejo ante toda una Asamblea de Ceuta. Otro expolítico de diferente ideología, Néstor García, ha suscrito sus palabras y se ha preguntado que dónde quedó el honor y el nivel parlamentario.

Yolanda Bel se ha sumado a la indignación y ha afirmado que el análisis de Moreno ha sido el acertado. Le atribuye la autoridad moral como diputado constructivo que lo fue de la Asamblea y, sin embargo, sus ideas no son las mismas. Esta empatía es la que nunca podrá llegar a entender un exaltado como Verdejo. Debería saber que esa es una cualidad de buen político también. Yolanda Bel destaca la importancia de "ser educado" y "saber estar" cuando se es representante público. Añade que se puede discrepar, pero no "descalificar" y "destruir" constantemente. Bel también tiene experiencia parlamentaria. Algo de esto sabrá.

Además de la secretaría general del PP ceutí muchas otras personas también han reaccionado a la afrenta que la ciudad de Ceuta ha vivido esta mañana. 

Y también un político de ahora como Juan Gutiérrez, el número 2 del PSOE, que rechaza la crispación que crea Vox y las acusaciones "tan graves" que hace. No entiende -dice- "la actitud provocadora de este chico tan joven". 

Cuando uno ha sido todo lo contrario a lo que es el portavoz de Vox, lógicamente salta y sale a escena. Es lo que han hecho Sergio Moreno y otros. Normal. A los parlamentarios de antes les duele lo que ahora ven porque ni entienden de faltar al respeto a las personas ni de degradar las instituciones. 

 

Comentarios