Remitidos

Carta abierta de un militante de a pie del PSOE de Ceuta

En estos días de oprobio para todos los socialistas de a pie y de corazón, pienso que resulta intolerable la desfachatez de alguna persona que exige participación en Ceuta, cuando en el Comité Federal apoya a los que nos niegan la voz a los verdaderos dueños del partido.

Soy un simple militante del Partido Socialista Obrero Español, que nunca ha tenido cargo alguno y que lleva más de veinte años de afiliación, salvo algún período en que me di de baja por cosas como las que en estos días suceden en el partido. Creo que es la primera vez que me dirijo como militante socialista a la opinión pública. Pero en estos días de oprobio para todos los socialistas de a pie y de corazón, pienso que resulta intolerable la desfachatez de alguna persona que exige participación en Ceuta, cuando en el Comité Federal apoya a los que nos niegan la voz a los verdaderos dueños del partido.

Resulta jocoso que en el mismo artículo donde la señora López Cantero manifiesta que los temas deben tratarse de puertas para adentro se dedique a atacar públicamente al secretario general por mantenerse fiel a la postura vigente del Comité Federal, es decir, un no a Rajoy, y defender que las personas que se eligen democráticamente no deben ser derribadas por los mal llamados “aparatos” de los partidos, que no son, ni más ni menos, que grupos de presión que desde su más tierna infancia han vivido de la política sin tener profesión u oficio conocido, lo cual es extensible a los “aparatos” de todos los partidos.

No soy amigo íntimo del señor Hernández Peinado, aunque sí lo conozco y me merece consideración y respeto, no le debo nada al señor Hernández Peinado, por tanto, mi opinión se basa en la mera observación de su actuación política. Seguramente Manuel Hernández no es un político con un gran carisma, probablemente Manuel Hernández no tenga una gran elocuencia oratoria, pero Manuel Hernández es una persona de una honradez intachable, de una honestidad y coherencia total con los principios que defiende, tiene una profesión conocida y vive de ella y, sobre todo, tiene una capacidad de trabajo y dedicación al partido muy por encima de la media en el mismo y, mientras mantenga esta línea, yo apoyaré como secretario general a Manuel Hernández Peinado.

Y sólo me resta decirle a la señora López Cantero que por dignidad no se agarre al sillón que le regaló la anterior Ejecutiva en el Comité Federal y que dimita de una vez y después de dimitir que opine lo que crea conveniente. En el Comité Federal no nos representa a los militantes de Ceuta. Fue propuesta por una ejecutiva que ya no existe y que nos impuso el “aparato de Ferraz” acallando la voz de los militantes y disolviendo el partido para imponernos a su candidato, quien a su vez puso a la señora López Cantero en este sillón que sigue usurpando. Y si considera que es falso lo que digo, lo tiene tan fácil como someterlo a la consideración de los militantes, a ver qué es lo que opinan.

La voz de los militantes es ya algo imparable en el seno del Partido Socialista y acabará llevándose por delante a todos estos sesudos cargos que consideran sus opiniones por encima de las de la mayoría, pero que no se atreven a manifestar abiertamente lo que piensan, ni se atreverán a someterse a unas primarias limpias y justas.

Comentarios