Sanidad

Pedirán su cese a Madrid

CSIF y CCOO piden el cese de Lopera "por destruir la necesaria transparencia del proceso de vacunación"

Loperaaa
photo_camera Jesús Lopera, director territorial del ingesa (C.A./ARCHIVO)
El director territorial del Ingesa "ha puesto bajo sospecha la ejecución de la estrategia de vacunación frente al covid en Ceuta y mantiene a los trabajadores indignados", según los sindicatos. 

El director territorial del Ingesa "está poniendo su interés personal por encima de lo demás y como consecuencia: pone bajo sospecha la ejecución de la estrategia de vacunación frente al covid en Ceuta, sacrifica el prestigio del cargo que ostenta, ha perdido toda validación moral, mantiene a los trabajadores indignados (muy especialmente a los que aún no están vacunados a pesar de trabajar con usuarios diariamente) y (para intentar protegerse) ha destruido la necesaria transparencia que debía imperar durante todo el proceso de vacunación", según CSIF y CCOO. 

Y añaden que si no dimite, en los próximos días CSIF y CCOO van a pedir su cese a Madrid. "Un cargo de su responsabilidad no puede ejercerse bajo este nivel de deslegitimación, el rey está desnudo, afirman los sindicatos. 

Los motivos por los que debe dimitir los exponen en una serie de puntos que han enumerado en un comunicado. 

Comunicado

Acaban de publicarse documentos que afectan a 4 temas de calado sindical, a saber: promociones internas, bolsa de trabajo, movilidades hospitalarias y OPEs. Ciertamente la pandemia dificulta que se desarrollen con normalidad los procesos negociadores que habitualmente se dan en estos casos, pero ello no justifica el hecho de que el INGESA haya culminado el asunto con resoluciones completamente unilaterales. El resultado cuando la administración impone su criterio es, lógicamente, el malestar entre los diferentes grupos profesionales afectados.

CCOO y CSIF queremos puntualizar lo siguiente en relación con estos 4 asuntos.

1. La normativa de promoción interna es un avance que al menos dificultará la arbitrariedad que hasta ahora reinaba. Sin embargo, lo impuesto por el INGESA obliga al trabajador a estar siempre pendiente de las posibles convocatorias, con escasos plazos para entrega de solicitud (tan solo 5 días) y crea incertidumbre al no cuantificar plazas y categorías anualmente. Lo ideal hubiese sido una bolsa de promociones internas donde el personal inscrito pueda ir actualizando méritos y sea llamado por orden. Tenemos compañeros que llevan literalmente decenas de años esperando progresar como les reconoce el estatuto marco y merecen una regulación ágil, garantista y detallada.

2. Las movilidades internas hospitalarias periódicas son otro de los temas que los trabajadores esperan desde hace años, un asunto que no tiene coste económico, que demandan los profesionales sanitarios y no sanitarios y que CSIF y CCOO han exigido reiteradamente. Desde el cambio político tanto gerencia como dirección de enfermería han obviado el tema, muy posiblemente quieren continuar sin una regulación clara lo que les facilita la asignación a dedo de puestos.

3. Los trabajadores temporales observan indignados la ausencia de voluntad por parte del INGESA de NEGOCIAR. Urge la determinación de unas bases de contratación que recojan las necesidades reales de los distintos colectivos de trabajadores del INGESA. La lentitud en apertura y actualización de bolsas es exasperante. INGESA debe: establecer un cronograma claro que establezca periodicidad y abarque todas las categorías. Es necesario un protocolo de grabación de llamadas que garantice la justicia del proceso. Hay que aumentar el personal encargado de la bolsa y facilitar información pública, permanente y actualizada para que los inscritos puedan consultar con total transparencia el número de llamamiento. El INGESA no puede imponer entrevistas de selección (que siempre son una puerta a la arbitrariedad) ni unidades de especial trascendencia con escasa base legal. El título de grado en enfermería capacita para trabajar en las diferentes unidades, cualquier compartimentación dará lugar a situaciones injustas y nepotismo.

4. Por último, hay que mencionar que el plan de ordenación de recursos humanos establece la necesidad de convocar concursos de traslados previos a las OPEs. El INGESA ha optado por ignorar esta prescripción. Dado el enorme número de compañeros afectados por todo lo expuesto CCOO y CSIF estudian la posibilidad de impugnar o plantear recursos a los diferentes temas. Como nota adicional nos gustaría transmitir lo especialmente irónico que nos resulta que algún sindicato corporativo se arrogue ahora la defensa de todos los colectivos cuando durante la negociación despreció cualquier tema que no afectase al colectivo médico mostrando una ausencia total de propuestas para el resto de las categorías. Éste sería el final de una nota de prensa ordinaria, sin embargo, es evidente que hay un poso que subyace e impregna ahora mismo todo lo tocante al INGESA por su gravedad y en cierto modo por su transversalidad (ahora que está tan de moda ese término).

Todos los temas mencionados han sido negociados y van a ser implementados bajo la dirección de una persona que decidió vacunarse irregularmente, priorizando su seguridad a la de los trabajadores a su cargo. No sólo eso, una vez descubierto, en lugar de asumir su responsabilidad (como ya ha hecho el responsable de Sanidad de la Ciudad) se ha enrocado.

Comentarios