Sociedad

Ceuta suspende en accesibilidad y los ceutíes en concienciación

photo_camera Los edificios antiguos no están adaptados /A.S.

¿Es Ceuta una ciudad accesible? Esta es la pregunta que Ceuta Actualidad ha realizado a varios colectivos. La respuesta ha sido unánime: no

¿Es Ceuta una ciudad accesible? Esta es la pregunta que Ceuta Actualidad ha realizado a varios colectivos. Y la respuesta de todos ellos ha sido unánime: no. Los colectivos que trabajan a diario con personas con problemas de movilidad coinciden en señalar que se ha mejorado en los últimos años pero que aún hay mucho que hacer a pesar de que en el Boletín Oficial de la Ciudad de agosto de 2014 se publicó la Ordenanza municipal para la accesibilidad y eliminación de barreras arquitectónicas, urbanísticas, del transporte y de la comunicación.

La falta de concienciación es otra realidad con la que las personas discapacitadas físicamente se encuentran a diario. “Coches aparcados sobre la acera que impiden el paso de personas en silla de ruedas o nuevos establecimientos con barreras arquitectónicas”, explica la presidenta del Cermi, María Luisa Villaden y miembro de la Comisión de Accesibilidad de la ciudad.

Los transportes públicos tampoco están adaptados. Solo hay dos taxis preparados cuando por el número de habitantes tendría que haber cinco. Lo mismo ocurre con los autobuses, “no todos tienen rampa y pocas veces, por no decir ninguna, el conductor baja a abrir la rampa para minusválidos o para un carrito de bebé”, añade Villaden.

Ni el Cermi, ni Cocemfe entienden que se abran nuevos establecimientos con barreras arquitectónicas. “Entendemos que adaptar edificios antiguos es complicado pero que se abran bares de copas o tiendas de ropa con escalones no es lógico. No se debería dar la licencia de apertura. El ayuntamiento tiene las competencias para controlar esto y negar aperturas si no cumplen con la ordenanza”, asegura Villaden, quien apunta a las licencias exprés como causantes. “El Consistorio da este tipo de licencias para no demorar la apertura de negocios con la condición de que arreglen aquello que no cumple con la normativa pero una vez abierto ¿quién controla que se hagan estos arreglos? Nadie”. Pero no todo es malo. Hace un mes el supermercado Eroski centro recibió un reconocimiento por su sensibilidad hacia la discapacidad y accesibilidad.

Algunos edificios públicos también suspenden porque la accesibilidad no es solo poner una rampa “sino también adecuarlo, por ejemplo, para invidentes con llamadas por voz o para los sordos instalando pantallas para que sepan cuando les toca. Un sordo se puede tirar horas en las consultas del Hospital porque no hay una pantalla de turnos”, explica la presidenta del Cermi, quien marca como otros puntos negros el Auditorio o el Registro Civil.

Por su parte, desde Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) señalan otros puntos como el edificio San Luis “donde tenemos vetada la entrada porque no hay ni una rampa, como tampoco podemos subir a Real 90 porque aunque hay rampa, es un suicidio”, explica María Carmen Nieto, presidenta de esta federación.

Los hoteles de la ciudad tampoco aprueban. “El Tryp cuenta con 5 habitaciones adaptadas pero los otros dos establecimientos no cuentan con adaptaciones de calidad. Por ejemplo, una persona en silla de ruedas para entrar en uno de los hoteles debe hacerlo por la cafetería porque no hay rampa de acceso. Una cafetería que como esté llena es imposible atravesarla y al parecer el baño de minusválidos se usa como almacén”, relata Nieto, quien lo vivió en primera persona durante la feria de día del año pasado.

¿Por qué siempre por la puerta de atrás?

Desde Cocemfe se quejan también de que las personas en silla de ruedas han de usar siempre la puerta de atrás. Este es el caso de Delegación de Gobierno. “Tienen que entrar por el lateral del edificio pero para que les abran, tienen que avisar a los agentes. Si estos están dentro del edificio deben gritar para que les oigan”, denuncia María Ortega, pedagoga de la confederación.

Ambos organismos coinciden en señalar que las rampas no son siempre la solución. De nada sirve una rampa si termina en dos escalones. De nada sirve una rampa que no tiene zonas planas para reducir la velocidad. De nada sirven las plataformas elevadoras si están apagadas o no hay nadie que sepa manejarlas.

Los bordillos son otro obstáculo con el que se encuentran quienes deben moverse en silla de ruedas. 3 centímetros que marcan la diferencia. “Lo peor es cuando en obras nuevas nos encontramos con bordillos sin rebaje”. Y la pregunta lógica es: ¿cuánto cuesta rebajar un bordillo?

La Junta de Andalucía ha editado un manual de buenas prácticas de accesibilidad a los espacios públicos. Ofrece información completa y gráfica para que los espacios públicos andaluces reúnan todas las condiciones necesarias para ser accesibles a los ciudadanos y, especiamente, a las personas con discapacidad.

Barreras “invisibles”

Hay muchas otras barreras que pasan inadvertidas para quienes no tienen movilidad reducida como por ejemplo, la altura de los cajeros automáticos o de las máquinas expendedoras. Muchos probadores de tiendas no cumplen con las medidas adecuadas o tomar un refresco en un establecimiento hostelero con mesas altas y taburetes se convierte en misión imposible.

Isabel Caballero, coordinadora de la Fundación Cermi Mujeres, explica que destacar otras de distinta índole, como es "la inaccesibilidad que presentan muchas de las consultas ginecológicas donde se asisten las mujeres, así como la escasez de mamógrafos que permitan a una mujer que utilice silla de ruedas poder hacerse una exploración sin tener que ser sostenida en el aire por otras personas, eso en el caso de que se encuentren disponibles, ya que las ruedas de la silla chocan con las pantallas del mamógrafo imposibilitando la toma de la radiografía". Pero no todo son malas noticias. Uno de los últimos logros en materia de accesibilidad ha sido adaptar el teléfono de ayuda a las víctimas de violencia de género (016) para mujeres sordas.

Excursiones a Ceuta

El consejero de Economía, Emilio Carreira firmó ayer en Fitur un protocolo con el presidente de la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif), Francisco Sardón Peláez, por el que este organismo se compromete a organizar turnos de vacaciones en Ceuta, mientras a su vez la ciudad ofrecerá a Predif asistencia, asesoramiento y atención.

 

Comentarios