Sociedad

La Policía de Ceuta alerta a los ciudadanos sobre las estafas en alquileres vacacionales

El sentido común, el arma más eficaz para luchar contra el fraude

Airbnb, plataforma para alquileres vacacionales
photo_camera La Jefatura superior de Policía de Ceuta recomienda usar webs oficiales.

La Policía Nacional informa sobre medidas preventivas para evitar estafas en pisos de alquiler y apartamentos de vacaciones a través de páginas web

En esta época del año, muchas personas inician la búsqueda de un alojamiento para pasar sus vacaciones a través de plataformas de reservas online, redes sociales, etc.

Una modalidad frecuente es a través de las redes sociales. Los estafadores sustraen información de publicaciones de inmuebles vacacionales reales, y simulan un anuncio de alquiler temporario.

Cuando las personas se ponen en contacto con el supuesto propietario, se les pide un porcentaje de la cantidad total del alquiler para confirmar la reserva. Algunas veces el estafador desaparece después de recibir ese primer envío de dinero; pero en otras ocasiones el engaño perdura hasta que los viajeros llegan a destino y descubren que nunca hubo una reserva a su nombre en ese alojamiento.

Otra de las modalidades, es la publicación de fotos de inmuebles que no son vacacionales, promocionándolos como si lo fueran. Al igual que en el caso anterior, el presunto propietario pide un porcentaje de dinero para la reserva (e incluso el total por los días de estadía), y cuando las personas llegan al lugar descubren que se trata de un domicilio particular.

La Jefatura superior de Policía de Ceuta quiere alertar a los ciudadanos sobre las estafas en ciertos alquileres vacacionales y da una serie de consejos a tener en cuenta.

• Desconfiar de anuncios con precios llamativamente bajos, con faltas de ortografía o mal redactados.

• Utilizar el comparador de imágenes de que disponen los principales los motores de búsqueda de Internet, y comprobar si las imágenes corresponden con diferentes alquileres ubicados en distintas zonas geográficas. Buscar referencias de los alojamientos en páginas oficiales o en portales especializados, y tratar de optar por aquellas propiedades que están inscriptas en registros oficiales, como Secretarías u Oficinas de Turismo.

• Si se busca un apartamento vacacional en plataformas especializadas, comprobar que la URL pertenezca a webs oficiales. Cualquier mínimo cambio (una letra) indica que la página puede ser fraudulenta. En el caso de contactar directamente con un particular, desconfíar si el supuesto propietario no se identifica correctamente con sus datos completos: nombre, dirección o teléfono de contacto. Direcciones poco claras o difíciles de contrastar (generalmente en el extranjero) y contacto únicamente a través de un email son prácticas que pueden esconder un Phising o delito de suplantación de identidad. En estos casos, el supuesto arrendador envía un correo electrónico con algún enlace que te redirige a una página falsa. También puede ser que te pida tus contraseñas o claves de usuario con cualquier excusa. Sobra decir que no debes facilitarlas en ningún caso.

• Exigir datos fiables sobre la filiación y ubicación del mismo. Hay que tener en cuenta que tales datos deberían ir en el contrato que se debe realizar

• Leer las reseñas de otros usuarios (y desconfiar si no las hay).

• No entregar cantidades de reserva excesivas: generalmente, el total de la reserva es entre el 20% y 40% del valor total a pagar.

• Pedir y conservar comprobantes de pago, depósito y/o transferencia bancaria, junto con las capturas de pantalla del anuncio, y de toda conversación que acredite la reserva, los servicios contratados y los pagos (mensajes de texto, WhatsApps, correos electrónicos, etc.).

• Las prisas del propietario por cerrar el trato lo antes posible, instándote a enviar el dinero cuanto antes deben ponerte en alerta.

En el caso de tener sospechas de que hemos sido víctimas de éste tipo de estafas, se debe denunciar la falsa oferta a los responsables de las plataformas donde se insertan, a través de los servicios de reclamación que suelen ser habilitados. Es muy interesante que se recopilen y documenten todas las evidencias o pruebas que puedan sobre la estafa, y todos aquellos datos sobre el anunciante y/o defraudador, para ponerlo en conocimiento de las autoridades pertinentes mediante la correspondiente denuncia ante la Policía Nacional.

De tener conocimiento de alguna actividad delictiva, como la inserción de éste tipo de anuncios fraudulentos, aunque no se haya sido víctima, se pueden poner en conocimiento de los hechos a través de la página web www.policia.es -en el apartado de Participación Ciudadana-, mediante el envío de un formulario sobre Delitos Informáticos que se encuentra ubicada en la misma.

Comentarios