Opinión

13 consejeros, 13 llaves

Es muy típico de nuestro país que antes de que se formase el nuevo gobierno en nuestro Ayuntamiento ya se empezara a especular sobre posibles tránsfugas, cosa que yo nunca he creído al cien por cien, sobre todo porque el calor y los cuidados que en esta situación nuestro querido alcalde presidente puede dar a los suyos, solo puede ser comparable con el cuidado y dedicación que una gallina dispensa a sus pollitos.

Es muy típico de nuestro país que antes de que se formase el nuevo gobierno en nuestro Ayuntamiento ya se empezara a especular sobre posibles tránsfugas, cosa que yo nunca he creído al cien por cien, sobre todo porque el calor y los cuidados que en esta situación nuestro querido alcalde presidente puede dar a los suyos, solo puede ser comparable con el cuidado y dedicación que una gallina dispensa a sus pollitos.

Siendo esto así, caben pocos movimientos que no sean controlados por el propio alcalde presidente; por tanto, todos avanzarán al paso, bajo sus protectoras alas.

Entonces ¿por qué la aparición de diferentes teorías de la conspiración, donde aparecen los posibles con nombre y apellidos? ¿por su reconocida falta de compromiso ideológico?, ¿qué les une al nuevo proyecto que ahora comienza? Hay quien dice que sólo el viejo interés, influencia y dinero.

Pero tranquilos aquéllos que especuláis con la teoría de la conspiración, a éstos, hay que decirles que bajo las alas protectoras, a ningún pollito le faltará de nada; es más, aunque extraño en este ave, los lazos que se formarán durarán toda la vida, en ésta nidada, a diferencia de todas las anteriores.

No es menos cierto, también, que aunque todo en este nuevo proyecto del Sr. Vivas parezca más débil, más frágil, más vulnerable y, aunque todo indique que esta será la última legislatura del PP en nuestro Ayuntamiento, nada se romperá antes de tiempo.

De todos modos me pongo a pensar que, si algo ocurriera, me aterra ponerse en las manos de una oposición tan fragmentada, que en caso de que llegaran a un acuerdo, pudiera estar dirigida por un director de orquesta que convirtiera al nuevo gobierno en una jaula de grillos.

Pero, tranquilo, nadie utilizará una de esas 13 llaves para desestabilizar nada; más bien serán los propios grupos en la oposición los que tengan que mejorar mucho internamente. El mejor de sus trabajos tendrá que venir ahora, tendrán que ejercer una oposición seria y rigurosa, donde cada uno defina y proteja su propia identidad, -el que la tenga-, donde observen con astucia los intentos desleales de algunos compañeros de bancada por meterse bajo el ala protectora del poder, porque cuando lo hagan negarán que hicieron, que recibieron calor. Que nadie olvide que algunos son expertos conocidos en el arte del tongo.

Ahora entiendo que muchos prefieran el calor de una gallina amorosa que el canto atolondrado de un pájaro loco.

Comentarios