Opinión

La coartada perfecta

Las medidas anunciadas por el Gobierno de prohibir la fabricación de vehículos que emitan CO2 para el año 2040, con la prohibición además de que circulen estos mismos coches en 2050, dará carpetazo a un problema que atañe a la salud mundial.

Las medidas anunciadas por el Gobierno de prohibir la fabricación de vehículos que emitan CO2 para el año 2040, con la prohibición además de que circulen estos mismos coches en 2050, dará carpetazo a un problema que atañe a la salud mundial. Este Gobierno, en sintonía con las posiciones de otros gobiernos de Europa, quiere dar un salto de calidad en materia medioambiental.

A nuestro país se le presenta una coartada perfecta, una ocasión única para el desarrollo de una tecnología puntera en esta materia. Hoy más que nunca, España necesita recursos económicos que permitan una gran inversión en I+D+I. De lo contrario, estaríamos desperdiciando una gran oportunidad.

Con las medidas anunciadas, nuestro país está obligado a desarrollar nuevas tecnologías e iniciar ese camino vanguardista que tanto necesitamos y que nos permitiría liderar la fabricación de artilugios capaces de obtener energía limpia de la forma más eficiente posible; mucho se ha hecho y mucho más queda por hacer. Por ello, España necesita como nunca nuevas aportaciones que contribuyan al desarrollo e implementación de las tecnologías ya existentes para la completa expansión y el salto a un nuevo mundo.

Tenemos la oportunidad de contribuir así a la creación de empleo y de riqueza dando la razón, por fin, a quienes durante décadas vieron la necesidad de que se produjese de manera definitiva un cambio de modelo productivo; un cambio que redundara en la creación de empleo abundante y de calidad, además de la creación de un mundo más saludable que dejar a las nuevas generaciones. Nuestro país, firmante de cuantos tratados internacionales ha tenido por delante, no ha cumplido en la práctica con los compromisos adquiridos, es más, ha dado lugar a numerosas llamadas de atención y también a numerosas sanciones económicas por los reiterados incumplimientos de nuestro país en materia medioambiental.

Junto a esta medida llega una excelente oportunidad con todo que ganar. Nuestro país necesita iniciar urgentemente el camino hacia la senda de un futuro limpio y próspero. Ahora bien, no se entendería que las administraciones públicas, sobre todo los ayuntamientos, dado el peso que éstos tienen en sus parques móviles, no se implicasen desde ya. La clave está en que primero sean las administraciones las que encabecen el desarrollo del cambio.

Comentarios