Opinión

Donde dije digo, digo Diego

El Partido Socialista de los ex presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero contempla en su borrador de programa electoral para las Elecciones Generales del domingo día 20 de diciembre,  la derogación de la Disposición Adicional de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, que legaliza actualmente las denominadas “devoluciones en caliente” en el espacio fronterizo entre Ceuta y Melilla y el territorio del Reino de Marruecos así como, la retirada de los elementos disuasorios denominados “concertinas” instalados por el anterior gobierno socialista en las vallas ubicas en dichos perímetros fronterizos.

El Partido Socialista de los ex presidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero contempla en su borrador de programa electoral para las Elecciones Generales del domingo día 20 de diciembre,  la derogación de la Disposición Adicional de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, que legaliza actualmente las denominadas “devoluciones en caliente” en el espacio fronterizo entre Ceuta y Melilla y el territorio del Reino de Marruecos así como, la retirada de los elementos disuasorios denominados “concertinas” instalados por el anterior gobierno socialista en las vallas ubicas en dichos perímetros fronterizos.

Pues no podemos olvidar, que fue un consejo de ministros del primer Gobierno socialista  de José Luis Rodríguez Zapatero, celebrado un 30 de septiembre de 2005, quien adoptó la decisión de incrementar las medidas para mejorar la seguridad de los perímetros fronterizos en ambas Ciudades Autónomas. Correspondiendo al entonces secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, número dos de Alfredo Pérez Rubalcaba,   firmar una resolución el 14 de octubre de 2005, que permitió la inversión de 8,7 millones de euros en dichos perímetros  para, entre otras cuestiones, instalar lo que aquel Gobierno denominó medidas disuasorias;  bayonetas y concertinas.

Lo que entonces denominaron medidas disuasorias indispensables para la protección de nuestras fronteras, hoy las catalogan como sistemas de protección inhumanas a erradicar.  Lo que entonces supuso la devolución en caliente a territorio marroquí de más de 600 inmigrantes, hoy podría suponer puertas abiertas a la inmigración irregular.  Sin ninguna duda,  conceptos diferenciados en función de si se encuentran en el Gobierno de la nación o se encuentran en la oposición, demostrando con hechos ciertos  la incoherencia e irresponsabilidad de quienes, obviando el interés general,  tan solo anhelan un gran pacto de la  izquierda para desbancar del Gobierno de la nación al Partido Popular.  En definitiva, donde dije digo, digo Diego.

Comentarios