Opinión

No es un adiós, es un hasta luego

Hoy compartiré con los lectores de este medio de comunicación  mi última reflexión de  la temporada, una temporada  marcada por las elecciones autonómicas  del pasado mes de mayo. Colaboraciones en las que he incidido principalmente en las medidas adoptadas por el gobierno de Mariano Rajoy en la búsqueda de la ansiada recuperación económica  así como, en la gestión desarrollada en nuestra ciudad por el recién elegido alcalde, por cuarta vez consecutiva, Juan Jesús Vivas Lara.

Hoy compartiré con los lectores de este medio de comunicación  mi última reflexión de  la temporada, una temporada  marcada por las elecciones autonómicas  del pasado mes de mayo. Colaboraciones en las que he incidido principalmente en las medidas adoptadas por el gobierno de Mariano Rajoy en la búsqueda de la ansiada recuperación económica  así como, en la gestión desarrollada en nuestra ciudad por el recién elegido alcalde, por cuarta vez consecutiva, Juan Jesús Vivas Lara. Una labor comprometida, compleja y extenuante, que ha estado distinguida en todo momento por mi mayor respeto hacia quienes han protagonizado mis artículos de opinión. No obstante, si  alguien he ofendido, mis más sinceras disculpas.

Nadie puede poner en duda que han sido colaboraciones comprometidas en todo momento resultado de mis convicciones personales,  que han constituido un ejercicio democrático altamente reconfortante. Por cierto, a pesar de algunas insinuaciones mal intencionadas, debo afirmar tajantemente que  mis colaboraciones son y serán  totalmente altruistas es decir, sin contra prestaciones de ningún tipo,  a pesar de la complejidad  creativa y de los enfrentamientos ideológicos entablados, a las pruebas me remito. Una labor, por otro lado,  plenamente satisfactoria en la que felicitaciones y agradecimientos han superado ampliamente  las reprobaciones.

En definitiva, con esta colaboración concluyo la primera parte de la temporada. Con ella comienzo un periodo de asueto en el que aparcaré temporalmente unas  labores que  podrán esperar hasta  mi regreso con la nueva estación otoñal. Pero sobre todo, será un  periodo de reflexión en el que valorar los últimos acontecimientos, pero sobre todo las decisiones adoptadas por quien ha recibido mi apoyo incondicional en los últimos años. Nos espera una etapa altamente interesante centrada, sin ninguna duda, en las Elecciones Generales de finales de año. Prometo a mis lectores  mayor compromiso, mayor capacidad de análisis, objetividad e independencia. Y finalizo este último artículo, como no podría ser de otra manera, agradeciendo la confianza recibida  tanto a los lectores como a este este medio de comunicación.  No es un adiós, es un hasta luego.

Comentarios