Opinión

La soberbia populista

Si la pasada semana dediqué mi columna de opinión a reflexionar sobre las estrategias propagandísticas utilizadas por el populismo español, y más concretamente sobre la campaña mediática denominada “Marcha por la dignidad”, en la de hoy lo haré sobre la arrogancia de unos dirigentes, que no solo no reconocen sus errores, ni asumen responsabilidades políticas, sino que además arremeten con vehemencia contra quienes sencillamente se los recordamos, incluyendo entre estos últimos a aquellos profesionales de los medios de comunicación, que se atreven a publicar informaciones que los demuestran.

En esta ocasión, que no será la última, me referiré a unas declaraciones vertidas el pasado año, aunque devueltas a la actualidad informativa como consecuencia de la visita a nuestra ciudad de la senadora podemita, Isabel Mora. Una  parlamentaria española que no negó con rotundidad, en una conferencia política celebrada en la ciudad marroquí de Martil,   la legitimidad de las  reivindicaciones territoriales  del reino de Marruecos sobre las ciudades de Ceuta y Melilla. Por cierto,  no son declaraciones sacadas fuera de contexto, sino unas manifestaciones que los ceutíes tuvimos  la oportunidad de escuchar de la propia dirigente populista.

Por cierto, no una dirigente cualquiera, sino la portavoz adjunta del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos en el Senado de España, una de las voces más influyentes de dicha formación en la Cámara Alta. Aunque no debe extrañarnos esta actitud,  desde la aparición de esta formación política,  ninguno de sus dirigentes nacionales ha planteado tema alguno relacionado con Ceuta que no fueran los rechazos en frontera y la atención a los inmigrantes. Todavía no hemos tenido la oportunidad de escuchar, de un representante político de peso en Podemos, propuestas  para mejorar el empleo, la educación, la sanidad o el desarrollo económico de los ceutíes.

Sin ninguna duda, Ceuta necesita del compromiso incondicional de las formaciones políticas de implantación nacional  en la defensa de nuestros intereses, y que mejor ocasión para hacerlo que en una conferencia internacional celebrada  en la ciudad marroquí de Martil, un foro  propicio para demostrar el compromiso de los socios de la formación localista dirigida por  Mohamed Alí. En definitiva, la soberbia de estos señores les ha llevado a  negar las palabras de la senadora, justificarlas criticando duramente a quienes hemos expresado libremente nuestro rechazo al respecto  y a no pedir disculpas al pueblo de Ceuta.

Comentarios