Opinión

En memoria de María Miaja

Fuiste una mujer coraje, adelantada a tu época, luchaste en silencio durante casi cuarenta años, jamás renegaste de tus ideas.

z111
photo_camera z111

Hoy hace trece años que nos dejaste, te fuiste sin hacer ruido, en cuestión de segundos, pero, dejaste tu imborrable huella.

Fuiste una mujer coraje, adelantada a tu época, luchaste en silencio durante casi cuarenta años, jamás renegaste de tus ideas, fuiste prudente en la calle, en casa oías todas las emisoras que pudiera darte noticias de la realidad de nuestra España: BBC de Londres, radiando para España, a las 22:00 horas, a las 22:30 Radio París y cuando terminaba buscabas, en el dial de tu viejo receptor, Radio España Independiente Estación Pirenaica. ¡Cuántas veces! tu yerno Antonio, militar de profesión, te decía, de broma:” ¡Cualquier día la van a llevar más amarrada que a un chorizo!”

Tú entonces le soltabas un exabrupto suave y continuabas a lo tuyo, pero, él lo volvía a decir unos días después porque le encantaba escucharte.

Te llevaste tu secreto contigo y lo tuvimos que descubrir tu nieta Mayte, mi hija, y yo hace muy pocos años; cuando fuimos al Archivo Militar a solicitar los expedientes de los Consejos de Guerra de mis tíos, fuiste “correo clandestino” de la célula-por llamarla de algún modo- a la que perteneció el tito Fernando y que a él le costó cinco años de prisión, entre El Hacho y el Puerto de Santa María. Tú te salvaste porque los apellidos de quien venían a buscar, por equivocación, ¿creemos? Estaban cambiados, en lugar de María Miaja Sánchez, en el escrito que traía la policía constaba María Sánchez Miaja una niña de poco más de dos años y tu madre, persona muy inteligente llevó a la policía a mi cuna y le dijo: “¡Aquí la tiene”!Eso te libró de cumplir una condena similar a la de tu hermano.

Han pasado trece años y cuando suena el teléfono sobre las cinco de la tarde, si estoy distraída, me da un respingo, me dice mi corazón “¡mi madre”. Es a la hora que solías llamar todos los días, al descolgar decías: ¿Qué hacéis? -sin dejarnos responder, continuabas- ¿Te has enterado lo que ha pasado? Y nos contabas noticias que te gustaban y otras que hacían irritar.

Aún después de tantos años cuando ocurre algo en tu Partido, ese que siempre decías que era tu vida y que lo anteponías a tus hijas. Eso no nos enfadaba, fuiste una madre coraje, que te separaste por malos tratos y nos sacaste adelante a mis hermanas y a mí, inculcándonos siempre que: una mujer debe ser dueña de sus actos, darse a respetar y tener libertad para decidir. Son [email protected] [email protected] compañ[email protected] que me dicen: “Si María viviera ya los habría puesto firmes”

Eres un referente para muchísimas mujeres, pero, sobre todo para tus tres hijas, tus diez [email protected] y tus [email protected]

Hace trece años y parece que fue ayer, se que haya donde estés velaras por [email protected] [email protected]

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad